scorecardresearch
Fernando Jáuregui

TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


El día 'D' de la Legislatura

04/02/2022

El debate sobre la reforma laboral ha sido algo más que eso: un columnista admirado como José Antonio Zarzalejos lo ha calificado como 'el día D' de la Legislatura. Yo creo que los efectos que provocará van mucho más allá de lo que pueda suponer aprobar una 'mini reforma' que no rompe, aunque algo la mejora, lo que ya aprobó el Partido Popular hace diez años.

-- Considerándolo desde todos los ángulos posibles, el 'nuevo pacto' abre una cierta brecha entre el PSOE y dos de sus aliados más atípicos, Esquerra Republicana de Catalunya y Bildu. Con ERC, puede incluso que se ralentice y dificulte la 'mesa de negociación' entre el Govern catalán y el Gobierno central, que ya se ha aplazado, al menos, hasta la próxima primavera.

-- Al tiempo, el acercamiento del Gobierno a lo que queda de Ciudadanos puede considerarse como algo que es más que un detalle coyuntural. La aceptación por Ciudadanos de la reforma laboral tiene poco que ver con el texto del real decreto-ley, y sí mucha relación con el enfado de 'los naranjas' con el Partido Popular por haber anticipado, como lo hicieron, las elecciones autonómicas en Castilla y León. Puede que ese distanciamiento tenga, a medio plazo, consecuencias en las alianzas PP-C's en Andalucía y Madrid. Lo que, por cierto, no le viene nada mal al socialismo gobernante.

-- La vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se ha tenido que tragar el sapo de una prometida 'derogación' de la reforma laboral y rebajar no poco sus pretensiones para sacar adelante, con el acuerdo de las fuerzas sociales, el real decreto. No creo que salga mal parada del lance -al fin y al cabo, ha logrado que la 'mini reforma' sea aprobada, aunque con el voto en contra de los 'socios Frankenstein'--, pero tampoco sale fortalecida, por muy brillantemente que se expresase en su intervención en el pleno del Congreso defendiendo la (no tan) nueva regulación laboral. Porque otro sapo que han tenido que tragar, tanto la señora Díaz como los 'socios' de Podemos, ha sido tener que aceptar los votos, necesarios, de Ciudadanos.

-- Con su apoyo al Gobierno, el partido de Inés Arrimadas, en franca decadencia, entre en una dinámica nueva, que puede favorecerle y aminorar el ritmo de su caída.

-- El gran triunfador de esta reforma que no fue, pero que se ha batallado como si fuese a cambiar nuestras vidas, ha sido Pedro Sánchez, que, sin desgastarse, se desprende del aliento incómodo en el cogote de ERC y Bildu, logra dar una imagen más centrada de su partido, siembra el desconcierto de los más radicales y se ve transversalmente apoyado por una izquierda y una derecha (no toda la izquierda, ni toda la derecha, obvio) a una normativa laboral calificada de 'razonable' por los expertos.

-- Y, de paso, Sánchez comprueba la no clamorosa, pero cierta, división en las filas del Partido Popular ante la aceptación o rechazo de esta reforma, que, en realidad responde a la normativa aprobada en 2012 por el propio PP. Resulta complicado entender que el grupo Popular no haya tratado de desconcertar al Gobierno empleando argumentos como 'no nos queda otro remedio que respaldar nuestra ley que ustedes ahora aprueban, tras haber incumplido su promesa de derogarla'. Creo que son tanto el PP como ERC las que han perdido una ocasión de convertirse en las 'estrellas' del debate parlamentario de este jueves. Y, en privado, he escuchado voces en el partido de Pablo Casado en este sentido.

-- El debate ha hecho olvidar temporalmente, o ha colocado en segundo término, cuestiones incómodas para el Gobierno, como la inutilidad de su ley de Vivienda (que no podrá ponerse en práctica), la polémica de las mascarillas en las calles o la mala marcha para los socialistas de la campaña electoral en Castilla y León.

Ahora, solo falta saber cómo mezclará Pedro Sánchez todos estos ingredientes para seguir caminando airoso por el resto de una Legislatura que ya nos ha dicho que piensa prolongar hasta 2024. Desde luego, el de este jueves, para él, ha sido un buen día. Mañana, ya veremos.