scorecardresearch

Adiós a los minis de tortilla, bocatas y paellas

Pilar Muñoz
-

La emblemática cafetería Nuevo Centro cierra tras 39 años, miles de servicios, celebraciones y un libro de reclamaciones inmaculado

Feliciano Naranjo, en su cafetería Nuevo Centro - Foto: Rueda Villaverde

Lleva más de medio siglo detrás de la barra de un bar, 39 en la típica cafetería Nuevo Centro de Ciudad Real, en la calle Paloma. Los primeros años de camarero y desde 1990 al frente de la empresa. El viernes echará el cierre. Son muchos años en la hostelería, un sector duro, muy sacrificado y Feliciano Naranjo cree que ha llegado el momento de la jubilación. No tiene la edad, pero supera con creces los años de cotización, más de medio siglo.

Echar el cierre a un negocio no es tarea fácil, «sobre todo por la clientela». «He servido en muchos casos a tres generaciones, abuelos, padres e hijos». Tiene unos parroquianos «muy fieles», que acuden a diario a la cafetería y «me está costando mucho decirles que cerramos», confiesa a este diario. Desde que tomó la decisión se agolpan los recuerdos. La cafetería abrió en noviembre de 1983 y «entonces yo era empleado. La abrió José Luis Simancas y en 1990 me quedé con la cafetería donde servimos desayunos, comidas y meriendas». La especialidad de la casa es «la cercanía, el buen trato y, naturalmente la comida», dice Feliciano Naranjo que puede llevar a gala tener un libro de reclamaciones inmaculado, sin una sola queja. «Es lo mejor, la mayor satisfacción, junto a las palabras estos días de los clientes. Cuando se han enterado que cerramos me han dicho: y ahora dónde vamos a ir a desayunar, a merendar; pero enseguida me dicen que se alegran por mí porque saben que he trabajado mucho».

Feliciano Naranjo no se considera empresario, sino camarero, apunta con orgullo. No es para menos, quienes le conocen aseguran que es un profesional de la hostelería al que nunca han visto detrás de la barra tomando una cerveza o jugando a los dados porque ha primado la atención al público. En la cafetería se han servido muchos minis de tortilla, bocatas, paellas ... y «se han celebrado muchos cumpleaños y otras celebraciones de trabajadores de Hacienda, de los bancos, de la Delegación de la Junta y del Rectorado cuando estaba en el edificio que ocupa ahora esta administración regional», recuerda Naranjo, quien destaca la valía de los camareros que le han acompañado: Pablo Muñoz y Tomás García, ambos de baja actualmente. Del mismo modo, tiene palabras de reconocimiento para con su mujer Paqui Majan y sus hijos  

Feliciano Naranjo con su mujer Paqui, su mayor respaldoFeliciano Naranjo con su mujer Paqui, su mayor respaldo - Foto: Rueda Villaverde

La cafetería  Nuevo Centro era el último local que queda abierto de la popular galería comercial del mismo nombre.
 

Más fotos:

Adiós a los minis de tortilla, bocatas y paellas
Adiós a los minis de tortilla, bocatas y paellas - Foto: Rueda Villaverde
Adiós a los minis de tortilla, bocatas y paellas
Adiós a los minis de tortilla, bocatas y paellas - Foto: Rueda Villaverde
Adiós a los minis de tortilla, bocatas y paellas
Adiós a los minis de tortilla, bocatas y paellas - Foto: Rueda Villaverde