Las Dulcineas conquistan la ciudad

M. Sierra
-

La asociación Cultural de Dulcineas y Damas Manchegas ganaba esta mañana el premio local de murgas y comparsas con una recreación de la época en la que el rey Juan II otorgó a la capital el título de 'Ciudad' a la villa Real

Las Dulcineas conquistan la ciudad

Un poco de historia, un guiño al cine de animación y un disfraz con mensaje, han sido las temáticas del Concurso de Comparsas y Murgas locales que conseguía llenar la plaza Mayor de fiesta a última hora de la mañana de hoy domingo, con tan solo tres agrupaciones inscritas a concurso: la peña Cangilón, la Asociación Coros y Danzas de María José Melero y la Asociación Cultural de Dulcineas y Damas Manchegas. Estas últimas se hacían con el primer premio del certamen local con la propuesta ‘De villa a ciudad’. Un guiño a la historia de esta capital cuando se cumplen 600 años de su nombramiento como ‘ciudad’ que le otorgó el rey Juan II, como explicaron a La Tribuna varias integrantes de la agrupación a su llegada a la plaza, a ritmo de violines, violas y gaitas. 
El segundo premio fue para la peña Cangilón que sorprendió con una recreación de las ‘lloronas’ para la que se valió de la película de animación Coco, que sorprendió no sólo por la belleza del maquillaje de sus componentes, sino también por las ganas de fiesta de esta agrupación que fue la primera en llegar a la plaza Mayor, despertando con sus bailes la curiosidad de todos. 
Por último, el tercer premio era para Coros y Danzas María José Melero que apostaron por un disfraz que hablaba de igualdad y convivencia. Bajo el título ‘La igualdad hace que el mundo encaje’, esta agrupación ligada al mundo del baile ha utilizado éste como metáfora de cómo «todos podemos vivir en el mundo sin problema, de la misma manera que pueden convivir todos los estilos de baile», apuntaron. 
Las Dulcineas conquistan la ciudadLas Dulcineas conquistan la ciudadLa entrega de premios tuvo lugar en la carpa-palacio del Carnaval de la Puerta de Toledo, donde se trasladó la fiesta pasadas las 13.00 horas, y tras un pasacalles improvisado que llenó de disfraces una de las arterias principales de la ciudad, la calle Toledo. 
El broche a la entrega de premios lo puso la chirigota Vaya Trola de Puertollano, mientras los asistentes al acto degustaban las migas y gachas elaboradas por la Federación de Peñas, que se quedó corta en esta ocasión a pesar de haber elaborado, en palabras de su presidenta, Frasi López, más de 2.000 raciones. 
Eva Masías, concejala de Festejos, fue la encargada de recibir a las peñas en la plaza Mayor, donde el Carnaval dibujado por las agrupaciones locales se completaba con las máscaras espontáneas que a lo largo de esta mañana soleada aprovecharon para pasear por el centro de la ciudad, por el que también se dejó ver alguna que otra máscara callejera, que se adaptó a la fiesta. La edil se mostró muy satisfecha y contenta con la respuesta de las peñas en «un día cómo éste, soleado» que es toda una invitación a disfrutar de la fiesta del disfraz en la calle. «Estoy muy satisfecha», aseguró Masías que no dudó en reconocer el papel de las asociaciones locales «que consiguen que la gente que sale a la calle se motive y se emocione». La edil hizo estas declaraciones minutos antes de que la comitiva carnavalera, compuesta por poco menos de un centenar de personas comenzará el pasacalles que trasladaba este año la fiesta a la Puerta de Toledo. En su opinión «no puede empezar mejor este Carnaval». 
El ‘pero’ a la jornada, la ausencia de algunas peñas locales de siempre, como la peña del Barrio del Pilar, la Big Bang o la peña Dinosaurio, que con su versión de Galácticas conseguía en la primera noche de fiesta la corona de reina de Carnaval para Ainhoa Pino, que sí ha estado en la entrega de premios. Sobre estas ausencias, que deslucieron ligeramente una de las mañanas más carnavaleras de la capital, aunque ésta no perdió color gracias a la implicación de las peñas participantes, Masías afirmó que éstas «han optado por desfilar en otras poblaciones». Sus palabras no sonaron a reproche sino a explicación, dado que «exportar nuestro Carnaval fuera es otra manera de vivirlo», dijo.