scorecardresearch

Fecir cree que es una buena operación la compra de Sepes

Manuela Lillo
-

El presidente de la patronal valora el paso para desbloquear este polígono, aunque cree que si el precio de venta fuese también de 87 euros se quedaría vacío

Fecir cree que es una buena operación la compra de Sepes - Foto: Tomás Fernández de Moya

Como una decisión «valiente», que pone fin a un bloqueo de hace años y que repercutirá de forma favorable en la vida económica y social de la ciudad. Así calificó la alcaldesa de Ciudad Real, Eva Masías, la decisión del Ayuntamiento de tomar las riendas en relación con el polígono Sepes y comprar 50.000 metros cuadrados de suelo industrial para forzar la urbanización de una primera fase (hasta 100.000 metros cuadrados) por parte de la Entidad Estatal de Suelo (Sepes), actual propietaria de los terrenos. 

«Es un polígono abandonado a su suerte desde 2002 y hemos conseguido en estos años el compromiso para que la empresa pública Sepes pueda llevar a cabo la primera fase de urbanización», indicó la mandataria municipal para poner de relieve la necesidad de ejecutarlo. «Otros gobiernos dejaron pasar la oportunidad cuando muchas de las empresas se fueron de nuestra ciudad por el alto gravamen y por no disponer de ese suelo», apostilló. 

Recordó que el actual equipo de Gobierno dará luz verde a una modificación de crédito para sufragar, con el remanente, 1,1 millones de euros para la reserva del suelo. La operación final tendrá un montante económico de 4.350.000 euros, en razón del coste de 87 euros el metro cuadrado, que fue el precio de precomercialización de la entidad estatal a las empresas y que quedó desierto por falta de interés.

Para el presidente de la Federación Empresarial de Ciudad Real (Fecir), Carlos Marín, la propuesta de adquisición de terreno planteada por el Consistorio «es una buena operación, sobre todo para atraer a las empresas que necesitan terreno industrial en Ciudad Real», ya que de este modo se activará la urbanización por parte de Sepes. 

Eso, en cuanto a las grandes letras del anuncio, con las que está de acuerdo, si bien matizó que será necesario mirar «la letra pequeña», en este caso, el precio y las condiciones de la venta  que ahora pondrá el Ayuntamiento y no Sepes, al menos en los primeros 50.000 metros cuadrados que se van a 'municipalizar'. 

Marín mantuvo el tono crítico que ha venido teniendo desde que Sepes anunció, en octubre del año pasado, que el precio del metro cuadrado sería de 87 euros. Su postura sigue siendo la misma: «Es caro en relación con la oferta que hay» y  recordó que en Valdepeñas o Manzanares, «a pie de autovía», está más barato. «Si lo venden al mismo precio es un problema porque los van a tener urbanizados, pero se quedará como otros polígonos que hay en Castilla-La Mancha de Sepes, urbanizados y vacíos», vaticinó. La alcaldesa indicó que el precio es algo que se fijara en su momento. 

El presidente de la patronal provincial cree que la operación, si se baja el precio, puede suponer «perder un poco en la venta» para el Ayuntamiento, pero luego en la recaudación, la creación de puestos de trabajo o el pago de impuestos podría compensar económicamente y recordó que la implantación de empresas también supone el pago del IBI, de los impuestos de circulación, así como de tributación por los empleados o que éstos vivan y compren en la capital. Es decir, defendió que la implantación de empresas supone riqueza. 

Lo que no ve muy claro Marín es que el desarrollo de Sepes sirva para favorecer  el desmantelamiento del polígono Larache. Señaló las dificultades que supone mover una empresa y que por tanto, a éstas les tendría que «convencer y salir rentable» el cambio de ubicación, lo que actualmente no es atractivo puesto que el polígono Oretania aún es «un erial».