scorecardresearch

Acusado tras una representación en Bolaños

EFE
-

La Fiscalía reclama tres años de prisión para un promotor de espectáculos por usar sin autorización el nombre y los símbolos de la factoría Disney

Acusado tras una representación en Bolaños

La Fiscalía reclama tres años de prisión para un promotor de espectáculos acusado de usar sin autorización el nombre y los símbolos de la factoría Disney, concretamente los de El Rey León y Mary Poppins, a los que cambiaba alguna palabra o detalles de la historia al ejecutar representaciones musicales, una de ellas en Bolaños de Calatrava en 2017.

Todo ello, siempre según el fiscal, «con pleno conocimiento de que estaba vulnerando los derechos de la empresa, mediante el uso de títulos que inducían a confusión respecto de la versión original, como Vuelve la leyenda. El Rey León. El Musical Infantil o Supercalifragilístico, el musical.

La acusación pública considera que el acusado es responsable de delitos contra la propiedad intelectual y reclama una condena de tres años de prisión, una multa de 6.600 euros y una indemnización para Disney de 40.000 euros. Como responsables civiles constan tres empresas promotoras de espectáculos propiedad del procesado, que tiene múltiples antecedentes penales por estafa, apropiación indebida y falsedad documental.

El acusado llevó representaciones del musical El Rey León en 2014 y 2015 al Teatro El Musical de Valencia, al pabellón Buesa Arena de Vitoria, al Palacio de Congresos de Albacete, al teatro Xesc Forteza de Palma, al Gran Teatro de Cáceres, al teatro Ortega de Palencia, al Silo de Pozoblanco (Córdoba), al Víctor Villegas de Murcia, al Palacio de Congresos de Castellón, al Gayarre de Pamplona, al Sauzal de Tenerife o al Palacio de Congresos de Santiago de Compostela, entre otros.

Con posterioridad a la querella presentada por Disney, el acusado «siguió representando el musical del Rey León con ardides fraudulentos». Así, en abril de 2017 representó El Rey de la Sabana. El León en el Palau de Les Arts de Valencia.

Meses después cambió el nombre de la obra para llamarla Kimba, la leyenda e hizo una representación en Palencia y también en Bolaños de Calatrava.

Con el musical de Mary Poppins hizo lo mismo, con representaciones supuestamente fraudulentas en Cáceres, Palencia, Mérida (Extremadura), Haro (La Rioja) y Aranjuez (Madrid).