El retorno soñado

A. Criado
-

El Plan de Retorno del Talento del Gobierno de Castilla-La Mancha ha facilitado el regreso a la región de emprendedoras como Isabel Bustos, que triunfa en Europa con un proyecto de marketing que aúna la internacionalización y lo digital

El retorno soñado - Foto: Rueda Villaverde

No tuvo que emigrar por necesidad, sino por «interés e inquietud». De hecho, ha pasado fuera de España casi media vida formándose y trabajando. Cuenta, como anécdota, que sólo un mes después de iniciar sus estudios universitarios de Traducción e Interpretación en Granada ya había gestionado los trámites para trasladarse a Edimburgo (Escocia) con una Beca Erasmus. Estados Unidos, Corea del Sur y Alemania han sido otros de sus destinos. Sin embargo, Isabel Bustos, nacida en Madrid pero alcazareña de adopción (llegó a la localidad manchega siendo niña), quería regresar y montar su propio negocio y encontró en el Plan de Retorno de Talento del Gobierno de Castilla-La Mancha un apoyo indispensable, una herramienta que no duda en recomendar a aquellos que decidan dar el paso y volver. Y no sólo por el tema económico (el plan ofrece ayudas para la contratación y el emprendimiento), sino por la «información, ayuda y ánimo» que ofrecen los monitores del proyecto en un camino de regreso que «no es fácil» y en el que «sientes cierta sensación de desarraigo tras casi una década lejos de tu casa». Tras realizar un estudio de mercado en España, Isabel Bustos, de 30 años, y su socia Francisca Moya, de Casas Ibáñez (Albacete), se atrevieron a dar ese paso y fundaron en 2018 Atlas Marketing Studio SL, «un proyecto de marketing internacional que pone el foco en lo digital y la innovación» y que está cosechando notables éxitos en su corta trayectoria. «Vimos que había empresas muy buenas en internacionalización y también en marketing digital, pero no profesionales ni firmas que tuvieran conocimientos transversales para unir esos dos conceptos y elaborar estrategias internacionales muy enfocadas en lo digital», explica Isabel para subrayar que el eje de actuación de más peso de Atlas Marketing Studio son los negocios multilatelares con organismos como la Comisión Europea y el Banco Mundial. El año pasado desarrollaron dos planes estratégicos que fueron aprobados en Bruselas, logrando para sus representados más de cinco millones de euros para promoción en el exterior. En uno de ellos pusieron en contacto a un organismo español que se dedica a la promoción de alimentos de Canarias con otros de Italia y Grecia. Y para este ejercicio ya tienen tres o cuatro proyectos más en cartera. Su principal nicho de negocio es el sector agroalimentario, motor económico de Castilla-La Mancha y de otras muchas regiones europeas, pero también trabajan en áreas como el turismo, los bienes de consumo y la educación, con «la captación de alumnos extranjeros para universidades», como hace en otros países como, por ejemplo, Estados Unidos. Han desarrollado también proyectos con instituciones de la región, como la Fundación Tierra de Viñedos y la Denominación de Origen La Mancha, aunque es todavía un camino espinoso, porque «Atlas tiene una visión global y requiere que las personas con las que trabajemos también tengan esa visión».
Capital humano. Isabel y Francisca forman parte de la primera promoción de retornados castellano-manchegos, un programa del que ya se han beneficiado casi 200 personas en toda la región. A finales de 2017 iniciaron los trámites para acogerse a la subvención del Gobierno regional para el inicio de una actividad emprendedora y en 2018 ya empezó a funcionar Atlas Marketing Studio. «El pasado año fue el de la consolidación y 2020 debe ser el del crecimiento y la inversión en capital humano», afirma la joven emprendedora para hacer hincapié en que son ya cinco en plantilla y pretenden expandir el negocio a otros mercados como el asiático, estadounidense y latinoamericano. «Queremos sentar las bases de un negocio sostenible y no pasajero, poner unos buenos cimientos para que se mantenga en el tiempo con gente apasionada de esto y que tengan nuestra misma visión», apostilla. En este sentido, cuando la empresa esté más asentada, a Isabel le gustaría poder participar como empresa en el programa del Gobierno de Castilla-La Mancha, para «poder acoger a ese talento que quiere volver». Antes de regresar a España, Isabel Bustos se encontraba en Berlín trabajando en ResearchGate, una famosa plataforma digital con más de 15 millones de usuarios que integra una red social, un motor de búsqueda y una herramienta colaborativa dirigida a científicos e investigadores de cualquier disciplina. Y previamente, en Corea del Sur, dirigió la oficina internacional de una consultora especializada en promover y fortalecer las estrategias de internacionalización de las empresas españolas y de organismos públicos de promoción internacional. Con este currículo y el éxito de Atlas Marketing Studio no es de extrañar que haya sido una de las 20 mujeres de todo el país seleccionada por la Escuela de Organización Industrial para participar en el Programa Transnacional Emprendedoras para el Cambio, una «experiencia muy enriquecedora» que incluye tres meses de mentorización y una estancia en Finlandia de una semana para conocer a líderes y emprendedoras de referencia de este país escandinavo.