scorecardresearch

La Cabezuela recibirá agua de Vallehermoso cada seis meses

Ana Pobes
-

La directora de Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha, Silvia Díaz del Fresno, señala que la CHG ha autorizado esta conducción de agua para mantenimiento de la infraestructura

Embalse de La Cabezuela - Foto: Rueda Villaverde

Llueve, pero no lo suficiente para solucionar el problema de sequía que sufre el pantano de La Cabezuela, que a fecha del pasado viernes tan solo acumulaba 2,6 hectómetros cúbicos de agua, lo que significa un poco más del 6 por ciento de su capacidad total. La situación preocupa, y mucho, no solo a la comarca de Montiel, ya que algunas de las poblaciones se abastecen de este pantano, sino también a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y a Infraestructuras del Agua de Castilla-La Mancha, organismo dependiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Del embalse de La Cabezuela pueden captar agua doce pueblos. Son Albaladejo, Alcubillas, Almedina, Pozo de la Serna (aldea de Alhambra), Santa Cruz de los Cáñamos, Puebla del Príncipe, Cózar, Villamanrique, Villanueva de los Infantes, Torrenueva, Castellar de Santiago y Valdepeñas, localidad esta última que tiene también conexión con el embalse de Fresneda. Doce municipios que engloban una población de más de 42.800 habitantes.

La Confederación ha alertado de que «solo hay agua para doce semanas si no llegan las fuertes precipitaciones», comenta la directora de Infraestructuras del Agua de la región, Silvia Díaz del Fresno, quien, ante esta situación, se reunió hace unos días con los alcaldes de los ayuntamientos del sistema de abastecimiento de Campo de Montiel para estudiar las medidas excepcionales a adoptar por la situación de sequía que sufre el embalse, declarado en situación de emergencia. Una de ellas, y para la que ya se ha recibido la autorización del organismo de cuenca, es la conducción de agua desde el Puerto de Vallehermoso a La Cabezuela de 40.000 metros cúbicos (0,04 hectómetros cúbicos) cada seis meses para «mantenimiento y conservación de la infraestructura».

Aunque todo ello, enfatiza, dependerá de cómo vayan evolucionando las lluvias en los próximos días, ya que «confiamos en recuperar agua por filtración de las precipitaciones», por lo que la autorización es revisable.

Una alternativa que está encima de la mesa, junto a otras muchas. Es el caso, por ejemplo, de la prospección de agua para realizar un sondeo de emergencia que «nos permita traer agua subterránea y bombearla a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) para su tratamiento, ya que contamos  con un sistema bastante actual, así como activar  los recursos que dispongan los respectivos municipios, quienes «se han comprometido a remitir a la Dirección de Explotación qué recursos municipales y privados se pueden explotar para seguir garantizando el agua».

La próxima reunión que Infraestructura del Agua mantendrá con los alcaldes del sistema de abastecimiento de Campo de Montiel se celebrará a finales de año con el objetivo de volver a analizar la situación, ya que se barajan otras actuaciones como el bombeo flotante, aunque «también tenemos preparada una bomba para que puedan bajar más los niveles y dar un caudal extraordinario» y se baraja la posibilidad de bombear directamente el agua bruta a los municipios. Todas estas medidas, enfatizó, se decidirán en función de las situaciones que se vayan planteado. «Todas están en estudio continuo, no descartamos una para centrarnos en otra», enfatizó.  

Se trata de intervenciones a corto plazo, pero el Gobierno de Emiliano García-Page, a través de Infraestructuras del Agua, ha llevado otras muchas medidas desde el año 2020 para reducir los consumos y activar fuentes alternativas de suministro que permitan mantener durante el mayor tiempo el suministro desde el embalse a los núcleos. Díaz del Fresno recuerda que esta situación «no es de ahora» y desglosa alguna de esas medidas como, por ejemplo, la limpieza de las flotantes, la puesta a punto de las válvulas de salida y la revisión de las autorizaciones de vertidos para mejorar la calidad del agua. «Pequeñas actuaciones que ha optimizado el recurso», argumentó al tiempo que señaló que todos los días se analiza y estudia la situación del embalse.

En la búsqueda de pozos.  Por otro lado, y como así adelantó La Tribuna, Torrenueva y Castellar de Santiago buscan pozos subterráneos con el objetivo de reducir el consumo y aliviar la situación de La Cabezuela. El alcalde de Torrenueva, Julián León, señaló que están a la espera de la autorización de la CHG para llevar a cabo los sondeos y ver «por dónde conseguir agua». De momento, el Consistorio ya ha enviado al organismo de cuenca las coordenadas de varios pozos, entre ellos con los que se abastecía la localidad hace ya tiempo. Panorama similar vive también Castellar de Santiago. Su alcaldesa, María del Carmen Ballesteros, confía en que los «permisos sean rápidos y de forma inmediata» como así se comprometió la confederación en la última reunión mantenida.