scorecardresearch

Sólo uno de los acusados niega un timo del nazareno

Pilar Muñoz
-

El único trabajador de la supuesta empresa Eurocárnicas, radicada en la provincia en 1998, mantiene su inocencia tras admitir los hechos cinco encausados con cargos en la trama

Sólo uno de los acusados niega un timo del nazareno

La causa abierta hace 25 años por un timo del nazareno sigue estando embrollada y con cierto aire de comedia si no fuera por los perjudicados en la trama urdida, la cantidad estafada, que se estima en más de 380.000 euros, y los encausados. Este lunes, por fin, se podido celebrar la primera sesión del juicio en la Audiencia Provincial de Ciudad Real.

Cinco de los encausados han admitido el delito, una estafa en relación a la trama de Eurocárnicas Villarta, supuesta empresa de embutidos radicada en la provincia, y han pactado penas de entre 10 y 11 meses de cárcel y multa. Sólo uno de los acusados no ha aceptado el acuerdo ofrecido por el fiscal al mantener su inocencia. Ha preferido ir a juicio. Se trata del único trabajador que sigue imputado, ya que se archivó la causa contra dos secretarias y un camionero. El abogado Víctor José Muñoz, que defiende por el Turno de Oficio a Carlos N., no entiende por qué sigue encausado «un mero trabajador» que no estaba al corriente de nada, de la venta fraudulenta de productos, del engaño.  

Este lunes ha declarado ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real que «era comercial» sin estar dado de alta en la empresa. «Era autónomo, recibía órdenes y cobraba el 5% de la comisión», ha relatado el acusado tras reiterar que sólo estuvo tres meses en la citada empresa.

«Cuando vi que no había nada en el almacén me fui de la empresa», ha asegurado tras reiterar que él no llevaba ni los cobros ni tenía relación con las personas o empresas que supuestamente suministraban la mercancía.

Ha dicho que solo cerró tres ventas a través de Eurocárnicas Villarta, un pedido de vinos que llevó a Benidorm, otro de agua y un tercero de pollos y pavos para Murcia. Cobró 220.000 de las antiguas pesetas, esto es, 1.322 euros. Después, como no entraba mercancía en el almacén, «dejé el trabajo», ha remarcado.

Carlos N. ha insistido en que no sabía nada de la supuesta empresa y que recibía las órdenes de Tomás S.  F., quien lo negó. «Ni siquiera sé quién es», ha declarado Tomás S. tras protagonizar un hecho inusual en una sala de vistas. Ha manifestado que no tenía abogado, para sorpresa del Tribunal. Uno de los letrados que defiende a otros dos encausados se ofreció a defenderle porque tenía todo preparado y podía asumir también su defensa. Al final, Tomás  S. se ha avenido a ello hasta el punto de  aceptar ante el Tribunal el acuerdo de conformidad suscrito por los acusados José Enrique M., Francisco M. L., Daniel P. I. y José María M. C. Los cuatro y Tomás S. han admitido el delito que se les imputaba y han firmado penas de entre 10 y 11 meses de cárcel, además de la multa y la responsabilidad civil.

Sin causa en el banquillo. Finalmente, de ocho imputados, sólo seis se han sentado en el banquillo de los acusados, donde únicamente continua uno, el trabajador que ha mantenido no saber nada de la trama, del timo del nazareno. Pero en el banquillo también se ha sentado José María B., a quien nadie acusa ni han llamado a testificar. Ni siquiera sabían que existiera. «No sé qué hago aquí», ha manifestado. Las acusaciones tampoco lo sabían y la Sala le ha dicho que abandonara la sala de vista. Se ha ido con un nudo en la garganta manifestando no saber ni entender nada. «Sólo trabajé un poco de tiempo en esa empresa, me pagaron el primer mes y después nada. Mi mujer me dijo que lo dejara», ha relatado al Tribunal que no salía de su sorpresa. Mañana continúa el juicio contra el único trabajador que está implicado en la causa, ya que el resto eran administradores de Eurocárnicas Villarta o de las entidades y aseguradoras que figuraban como avalistas en el timo del nazareno: United Insurance Group y Jed World Trade.