scorecardresearch

El camino del Cerro hasta convertirse en parque arqueológico

La Tribuna
-

El yacimiento del Cerro de las Cabezas, poblado ibérico en la Edad del Bronce, se convertirá en el séptimo Parque Arqueológico de Castilla-La Mancha a lo largo de 2022

El camino del Cerro hasta convertirse en parque arqueológico - Foto: Tomás Fernández de Moya

El paraje del Cerro de las Cabezas era muy conocido desde décadas pasadas, llegando a convertirse en punto de encuentro de numerosos aficionados a la arqueología que recorrían sus laderas en busca de los materiales arqueológicos. Este hecho no pasó desapercibido para algunos 'eruditos' locales, quienes informaron de la potencialidad del yacimiento. Se visitó en 1983 y se pudo comprobar el interés científico que despertaba el enclave. Con estos antecedentes comenzaron las primeras excavaciones arqueológicas en 1984, obteniendo los primeros resultados científicos del yacimiento, que permitieron definir la época de ocupación desde el Bronce Final hasta fines del siglo III-principios del siglo II a.C.

Un hecho vendría a alterar el posterior trabajo de investigación que se ha realizado en el Cerro de las Cabezas: el inicio de las obras de desdoblamiento de la Autovía del Sur. Ante la urgencia de las obras, las campañas de excavación de los años 1986-1987 y 1988 se centraron en las áreas que iban a ser afectadas, junto a la antigua nacional, poniendo al descubierto 5.000 metros cuadrados de la ciudad ibérica y cuyos resultados obtenidos confirmaron la importancia del yacimiento y salvaron un total de 20.000 metros de la ciudad ibérica gracias a la aplicación de la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985.

En 1995 se retoman las excavaciones, con unas campañas sistemáticas auspiciadas por la Junta de Comunidades, poniendo al descubierto amplias áreas de la muralla sur, centrando los trabajos de restauración en las zonas urbanas. Así, se pondrían al descubierto 3.000 metros en torno al sistema defensivo de la muralla. Ante estas nuevas áreas excavadas se planteó la disyuntiva al Ayuntamiento de proyectar el desarrollo de infraestructuras en torno a las excavaciones como fórmula de puesta en valor del yacimiento, pensando no sólo en el presente de la ciudad íbera, sino en un futuro a medio plazo.

Una vez adquirido por parte del Ayuntamiento el yacimiento y terrenos anexos al mismo, se comenzó a desarrollar el Conjunto Arqueológico. Las obras se extendieron entre 1998 a 2002, abriéndose al público las nuevas instalaciones en mayo de 2003 con la apertura del Centro de Interpretación del Cerro de las Cabezas y las visitas al yacimiento arqueológico. Esta apuesta del Ayuntamiento por la protección y puesta en valor del patrimonio arqueológico está basada sobre varias premisas básicas. Tenemos un yacimiento un enclave ibérico en plena llanura manchega, que destaca tanto por la monumentalidad de sus sistemas defensivos como por la excelente conservación de sus restos de estructuras y materiales arqueológicos, siendo una de las escasas  ciudades ibéricas conservadas prácticamente en su integridad.

A este excepcional yacimiento hemos de sumar, en segundo lugar, su situación, junto a la Autovía del Sur, eje vertebral de la Península Ibérica y que sitúa al conjunto arqueológico en inmejorable posición, con fáciles accesos y vías de comunicación para su llegada, por su situación junto al kilómetro 207,700, salida 208 de la actual autovía. Y en tercer lugar, este Conjunto Arqueológico cuenta con unas infraestructuras construidas, que permite la realización de numerosas actividades culturales, académicas y de ocio para disfrute de la sociedad.

conversión. Las actuaciones que se llevaron a cabo desde junio de 1997 venían a complementar, dotar de infraestructura y, en definitiva, dar a conocer las labores de investigación, restauración y puesta en valor de la ciudad ibérica, teniendo como objetivo a largo plazo la conversión a Parque Arqueológico. El lugar elegido para llevar a buen fin estos propósitos es una parcela de 22.397 metros que cuenta con importantes infraestructuras. En la zona norte se localiza el Centro de Interpretación, cuyo objetivo es mostrar al visitante todos los pormenores de la cultura ibérica, mediante sistemas multimedia, audiovisuales, maquetas, paneles y representaciones que muestren el desarrollo y evolución de la cultura íbero-oretana en la ciudad ibérica del Cerro de las Cabezas.

Valdepeñas se marca entonces el objetivo de convertir el Conjunto Arqueológico en un Parque Arqueológico. Para ello, siguiendo al pie de la letra la Ley que desarrolla estas figuras, tiene que cumplir los siguientes objetivos: señalar los elementos integrantes del patrimonio arqueológico, cultural y natural, así como describir su estado de conservación, estableciendo un censo de los bienes del Parque;determinar las actuaciones que deban acometerse para la puesta en valor de dichos elementos; y fomentar el desarrollo cultural y socioeconómico, a través del uso racional del territorio, el turismo y cualesquiera otras actividades que favorezcan el cumplimiento de los objetivos del Parque Arqueológico.

La consideración del Parque Arqueológico como un centro o aula didáctica al aire libre debe tomarse al pie de la letra. El uso por parte de colegios e institutos de las infraestructuras del mismo como método de explicación de los temarios estudiantiles debe venir acompañado de unos criterios básicos en las explicaciones y en los contenidos que se exponen en el Centro de Interpretación y en la ciudad ibérica y deben presentar el quehacer diario de los habitantes de esta ciudad de hace 2.400 años.

Pero las visitas al Parque Arqueológico no sólo deben centrarse en la ciudad ibérica, debe contemplar la posibilidad de visitar otros enclaves arqueológicos, como es el caso del Cerro de las Cabezas II, los yacimientos del Puente San Miguel, la visita a la acrópolis del yacimiento y finalmente la visita fundamental al Museo Municipal de Valdepeñas, lugar donde se exponen gran parte de los materiales arqueológicos de la ciudad ibérica.

Afinales de 2021 se llevó a cabo la incoación del expediente para su conversión este año en un nuevo Parque Arqueológico, el séptimo de Castilla la Mancha. «No es un capricho del Ayuntamiento. Quien visita el yacimiento y su centro de interpretación se da cuenta de que esta declaración es merecida», afirma la concejala de Cultura y Turismo, Vanessa Irla, que agradece la «sensibilidad» del Gobierno regional.

«El Cerro de las Cabezas forma parte de nuestra identidad y en él podemos descubrir 2.500 años de historia. Si a eso le sumamos que es un yacimiento puro y que cuenta con un magnífico centro de interpretación, el resultado es una experiencia inolvidable. Desde el Ayuntamiento hemos trabajado junto con la Junta de Comunidades para que este sueño sea una realidad», sentencia Irla.