El caso de Notre Dame pone en aviso a Patrimonio Cultural

Agencias
-
Guirao anuncia que se revisarán los monumentos españoles - Foto: Javier Etxezarreta

El organismo reconoce que los edificios españoles corren el mismo riesgo que la catedral si sufren un "infortunio" por lo que las autoridades proponen crear un plan para preservar los bienes culturales nacionales ante emergencias

El incendio de la catedral de Notre Dame en París ha puesto en alerta a las autoridades españolas, que han convocado un Consejo de Patrimonio Histórico extraordinario el próximo día 26 para abordar la situación de los planes de salvaguarda de bienes culturales ante emergencias.

Antes del anuncio, esta mañana ya el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, ha anunciado que se pondrá en marcha una revisión de las instalaciones de los grandes monumentos españoles ya que, aunque en general son seguras, el incendio de la catedral de Notre Dame en París ha supuesto una "alerta". En declaraciones en una entrevista radiofónica, el ministro ha indicado que "a raíz de esto se va a plantear por las autonomías y por el Ministerio de Cultura revisar todo este tema; es una consecuencia evidente".
Según el titular de Cultura, las catedrales españolas "en teoría" están debidamente protegidas y, aunque ha explicado que "seguridad al cien por cien no existe para los monumentos ni para nada", sí que hay políticas preventivas "que tratan de evitar que ese tipo de tragedias puedan suceder".

Lo mismo opina el subdirector general del Instituto de Patrimonio Cultural de España, Javier Rivera, quien reconoce que los monumentos españoles correrían el mismo riesgo que la catedral de Notre Dame de París si sufrieran "un infortunio". Según ha señalado Rivera, la catedral de León sufrió en 1966 un incendio y "todos los años cae un rayo y destruye una torre o un tejado". "Si prevenimos y protegemos las estructuras de madera con materiales ignífugos gastamos un dinero en mantenimiento pero minimizamos los males", ha dicho. Sin embargo, reconoce que la prevención de bienes culturales supone "adelantar dinero" que, sin embargo, "no es visible". En este sentido, ha reclamado "más medios económicos a la conservación" y "adquirir la costumbre", al igual que se cuida a las personas o a los coches para prevenir "accidentes". 

 

El debate de la reconstrucción

El Plan Nacional de Emergencias y Gestión de Riesgos en Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura tiene el objetivo primordial de llevar a cabo medidas para proteger los monumentos en caso de catástrofes naturales o accidentes.
Además existe un Plan Nacional de Catedrales, que incluye pautas de restauración, plazos e inversiones necesarias; pero no todos esos templos disponen de planes preventivos individuales, según ha explicado el subdirector del Instituto de Patrimonio Cultural, quien coordina ese plan nacional.

La reconstrucción, según Rivera, podría llevar dos o tres años, aunque lo primero es decidir qué criterio aplicar. Lluís Dilmé, que participó en la reconstrucción del Gran Teatro del Liceo de Barcelona tras el incendio que lo destruyó en 1994, opina que debe salvaguardarse la imagen tal como era, debido a "la enorme fuerza de un edificio tan emblemático", aunque algunos elementos interiores puedan ser de arquitectura contemporánea. Para Rivera, lo lógico sería aplicar los conocimientos del siglo XXI en lo que se refiere a uso de materiales ignífugos, que no se dilaten con los cambios térmicos y que supongan un menor peso para la estructura.