scorecardresearch

La vivienda turística de la provincia resiste el invierno

Hilario L. Muñoz
-

La provincia pierde solo 19 de estos espacios y se sitúa como la undécima de España en la que menos impacto ha tenido el estado de alarma de estos meses

La vivienda turística de la provincia resiste el invierno

Las viviendas turísticas han resistido la primera parte del cierre perimetral y apenas se han producido clausuras de negocio. Así lo recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE) en un análisis realizado sobre este tipo de alojamientos turísticos y que permite comparar la situación en agosto del verano pasado, con la apertura absoluta que hubo de comunidades, tras el confinamiento, y la situación en febrero de este año, en pleno cierre perimetral de las comunidades autónomas para frenar la cuarta ola. Entre una fecha y otra, en Ciudad Real apenas se han cerrado 19 negocios, se han perdido 114 plazas, convirtiendo a la provincia en la undécima de España que menos vivienda turística ha cerrado, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Solo un 3,7 por ciento de los establecimientos han cerrado, lejos del 17,2 por ciento de Tarragona, la que más pierde, o la mitad del 6,7 por ciento que ha perdido Cuenca. Según los datos estadísticos existen alojamientos turísticos en 62 de los 102 municipios de la provincia de Ciudad Real.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en la provincia de Ciudad Real hay 492 viviendas turísticas que cuentan con 2.968 plazas. Se trata de una de las zonas de España con menor impacto de este tipo de turismo en términos absolutos, solo Palencia, Guadalajara, Valladolid, Soria, Zamora, Álava y Badajoz tienen menos. 

Los datos del INE están obtenidos mediante un análisis pormenorizado de las principales webs que existen para el alquiler vacacional, al que se suma un análisis de la legislación de cada comunidad para conocer los establecimientos que tienen licencia en vigor. De esta información extraen unos datos que sirven para analizar el impacto que el alquiler vacacional tiene en las provincias y en los municipios de forma más concreta. Así, por ejemplo, en la provincia de Ciudad Real destaca Ruidera como el municipio que más vivienda turística tiene sobre el total de viviendas de sus municipios. Allí, el 8,39 por ciento de las viviendas se alquilan para vacaciones, casi una de cada diez y eso que se han reducido en nueve este tipo de establecimiento. A fecha de febrero de este año hay 62, cayendo en más de un punto el impacto de estas viviendas en el conjunto de la población. La segunda localidad es otro foco principal del turismo ciudadrealeño, Almagro, donde el 1,77 por ciento de todos los hogares se destinan al alquiler turístico. En este caso son 83 las viviendas que hay, cuatro menos que en agosto, pero el mayor tamaño de la población hacen que el impacto no sea tan grande en el conjunto urbano. Por encima de un uno por ciento de viviendas turísticas hay otras localidades como Daimiel (1,08) y Corral de Calatrava (1,03) con dos viviendas turísticas.  Mientras, en la capital hay 55 viviendas turísticas, siete menos que en agosto, el 0,14 por ciento de todas las que hay.