Un policía lleva a juicio a su jefe «por una medalla»

Pilar Muñoz
-

El abogado del exjefe de la Policía Local de Puertollano cree probado que el agente fraguó la denuncia por falsedad documental por «resentimiento». La fiscal mantiene la petición de cuatro años de cárcel

El exjefe de la Policía Local de Puertollano entrando en la sala de vista donde ha sido juzgado - Foto: Pablo Lorente

No atendió a la petición de una medalla para dos agentes que evitaron que un conocido delincuente se ahorcara en los calabozos porque, a su juicio, formaba parte de su misión, «era su cometido». Pero sí entendió que eran merecedores de una felicitación y, por ello, dio traslado del documento que recogía las diligencias de los hechos, sin añadir consideración alguna, al estimar que tenían que valorarlos el concejal de Policía y el alcalde.
Y por un supuesto error en este documento ha acabado en el banquillo de la Audiencia de Ciudad Real el exjefe de la Policía Local de Puertollano Miguel Ángel Caballero, que dejó este puesto para asumir el cargo de coordinador de Emergencias en la provincia.
Se le acusa de falsedad documental, delito por el que la Fiscalía pide una condena de cuatro años de cárcel e inhabilitación especial por el mismo espacio de tiempo.
Su abogado Pablo García-Minguillán discrepa de la tesis del Ministerio Fiscal y solicita la absolución al entender que hay un vacío probatorio «absoluto». Sostiene que no hay pruebas porque no hay delito: «Hay resentimiento porque no se le concedió la medalla que pretendía el denunciante».
La crónica en torno a una medalla no concedida ha escrito su penúltimo capítulo en la Audiencia de Ciudad Real. Los hechos se remontan a unos días antes de la festividad del Patrón de la Policía Local, a finales de febrero de 2013, cuando dos agentes evitaron que un detenido se ahorcara en los calabozos. Uno de ellos lleva desde entonces ‘peleando’ por esta cuestión al estimar que tanto él como su compañero son merecedores de una medalla, que considera que se les negó porque el entonces jefe de la Policía Local no atendió a su petición como debía. El agente Carlos Carabaño mantuvo hoy en la Audiencia, ante el Tribunal de la Sección Segunda, que su entonces jefe falseó el documento que recogía las diligencias de los hechos. El encausado lo niega y aduce que se debe a un error tipográfico.
El policía que ha sentado en el banquillo a su exjefe basa su denuncia de falsedad documental en que en el documento figura «señora alcalde presidente» cuando el primer edil era un varón.
Ayer la fiscal del caso consideró que han quedado acreditados los hechos denunciados, es decir, que el documento se modificó. No cree que sea un mero error, como sostiene la defensa, el hecho de que en el encabezamiento figurara «señora alcalde presidente», cuando en 2013 el alcalde de Puertollano era Joaquín Hermoso y en 2014 la alcaldesa era Maite Fernández.
El oficio se entregó tras la reclamación de Carabaño, que no recibió ni medalla ni felicitación en la festividad del patrón de 2013, ni en 2014, por evitar dicho suicidio. Recurrió ante el Contencioso, se desestimó y ha llegado hasta la Audiencia tras denunciar en 2018.
El acusado insistió en que se trata de un error tipográfico, que ha aprovechado el denunciante por enemistad. «Yo tramité el documento, pero tiene fijación conmigo. A mí me concedieron una medalla por salvar una vida en un pueblo ajeno, cuando presenciaba un partido», dijo el encausado. Su abogado reiteró que no hay móvil, no hay beneficio. El perito informático aseveró que no ha habido modificación ni alteración en el oficio simple. «No hay caso», sostuvo.