scorecardresearch

Transportes abre la puerta a que la N-430 sea autovía

Hilario L. Muñoz
-

El Ministerio destina dos millones a tener un proyecto para que la nacional tenga tres carriles, nudos de acceso y variantes y que, de ser necesario, «obtener una sección 2+2»

Un camión transita por la N-430 en la provincia de Ciudad Real. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Ministerio de Transportes ha adjudicado un contrato para reconvertir la N-430 primero en una carretera de 2+1 y que permita escalar en un futuro para que la nacional pase a ser una autovía. Así figura en el pliego aprobado para la redacción del estudio informativo para el acondicionamiento de la carretera N-430 desde Santa Amalia, en Badajoz, a Ciudad Real, con su conexión en la A-41. Se trata de una propuesta en la que se invertirá algo más de dos millones de euros, 2.020.592,24, y cuyos resultados se conocerán antes de un año, con un primer estudio sobre los tramos y las alternativas que hay para convertir 210 kilómetros de nacional, en una vía de tres carriles.

El pliego ahonda en varios temas claves de la futura N-430. El principal es valorar «las ventajas e inconvenientes de cada una de las opciones existentes» y que se proponga «la solución más ventajosa». Además, se quiere incorporar en ese futuro trazado todas las variantes, de tal modo que la N-430 deje de pasar por poblaciones. De hecho, se plantea una reordenación de los accesos a la nacional desde otras vías, lo que implicará que solo se acceda mediante enlaces. 

El objetivo final, así se indica en el documento, es analizar la viabilidad de «una futura duplicación de calzada para obtener una sección 2+2» y que haya calzadas separadas, planteando la posibilidad de que sea «una primera fase de autovía». Esto implica que sigue sin descartarse la opción norte de la A-43 por la provincia de Ciudad Real. 

La idea es desarrollar un proyecto en tres fases. La primera, que acaba en nueve meses, incluye el estudio de tráfico y la valoración ambiental y socioeconómica de la propuesta del Ministerio. La idea es presentar un documento que incluya donde se puede mejorar la carretera actual y acondicionar el trazado a 2+1, así como aquellos puntos en que se pueden introducir las variantes. El objetivo es lograr al menos dos corredores posibles. La segunda fase se centra en analizar las alternativas y proponer cuál es la más favorable, incluyendo el coste para la administración de cada trazado, de tal modo que comience el proceso de información pública y el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental. El documento remarca que en los estudios de la adjudicataria se harán «teniendo en cuenta la compatibilización de la sección 2+1 con la futura autovía».

Por último, se informarán las alegaciones, de tal modo que haya una propuesta provisional de esta reforma de la N-430. En la misma se abren todas las posibilidades de financiación, incluyendo la posibilidad de que sea pública, con «un modelo de colaboración público-privada», mediante peajes, o bien con la ayuda de la Unión Europea. 

El Ministerio tendrá antes de que acabe 2024 la propuesta inicial

El Ministerio plantea tener antes de que acabe 2024 el estudio informativo para acondicionar la N-430. En concreto da un plazo de 24 meses a la empresa adjudicataria para terminar los trabajos del estudio. En otoño del año pasado, ya se avanzó en los primeros pasos de este estudio, donde se incluye que se prevé un presupuesto de 350 millones de euros para estas obras, cuando se cuente con los permisos pertinentes. 

Este documento previo ya señalaba que para esta reconversión habrá «una especial prioridad al estudio de la geometría de la N-430», de tal modo que se aproveche el trazado donde sea posible y así reducir «la afección al entorno» con la ampliación de carriles.