scorecardresearch

Los pleitos de civil experimentan un aumento "imparable"

Pilar Muñoz
-

En el primer trimestre del año se han incrementado en torno a un 30% respecto al año pasado, antes de que se declarara la pandemia y el confinamiento

Los pleitos de civil experimentan un aumento "imparable" - Foto: Tomás Fernández de Moya

Los pleitos de orden civil siguen «imparables» en los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Ciudad Real, sobre todo en los cuatro ‘mixtos sin plus’, los que no tienen exenciones al carecer de otras competencias añadidas como el número 5 que se encarga de los procedimientos de Violencia de Género.

Los números que registran los juzgados de Ciudad Real siguen disparados en buena medida por el uso indebido de la justicia y la eliminación de filtros para determinados procedimientos con fines disuasorios. En el primer trimestre de este año los pleitos de orden civil han aumentado en torno a un 30 por ciento, respecto al ejercicio anterior, coinciden en señalar a este diario jueces de Primera Instancia e Instrucción de Ciudad Real. De seguir así, van a llegar al cierre de año con mil asuntos en cada uno de los juzgados mixtos.

Ciudad Real cuenta con siete juzgados de Primera Instancia e Instrucción, el tres tiene la competencia del Registro Civil y también todo lo relacionado con las cláusulas abusivas (dedicación exclusiva y excluyente en materia civil), el número 4 se encarga de mercantil y el 5 de la Violencia de Género. De este modo, el 1, 2, 6 y 7 son los denominados ‘mixtos sin plus’, sin competencias ni exenciones, pero también registran unos números de entrada de asuntos que superan el módulo que fija el Consejo General del Poder Judicial.

En la jurisdicción Penal se ha producido un ligero descenso, «Las diligencias penales son menos que hace dos años. El número de procedimientos de orden penal es menor», mientras que en civil siguen entrando muchos asuntos, un buen número de ellos de menor entidad que se podrían resolver por otras vías, indica el juez Antonio Mejía tras dejar claro que «todo el mundo tiene derecho a la Justicia, nadie lo discute», pero litigar por 150 euros a veces cuesta más y se resolvería mejor por otra vía.

Mejía, al igual que otros compañeros que prefieren mantener el anonimato, considera que es necesario un filtro para no colapsar el sistema judicial con pleitos que se pueden solventar por ejemplo por la mediación.

En este contexto, recuerdan que la Ley de Tasas se estableció en su momento como una especie de filtro para determinados procedimientos, pero se declaró inconstitucional y, de alguna manera, ha contribuido a un aumento en el número de procedimientos en los últimos años.

Los jueces de Primera Instancia e Instrucción de Ciudad Real «tenemos mucho más trabajo que el año pasado, que ya tuvimos porque no dejamos de trabajar, pese a la pandemia». A modo de ejemplo, Mejía indica que hay mañanas que tienen hasta ocho juicios de orden civil, de un particular contra una compañía, de un vecino contra otro, de una reclamación de factura de 214 euros. «Esto hasta 1988, el siglo pasado, lo resolvían los llamados juzgados de distrito, herederos de la justicia municipal. Eran procedimientos de menor cuantía como por ejemplo los verbales, juicios de faltas, hasta que el legislador decidió que pasara al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción cabeza de partido».

Los pleitos. La mayoría de los asuntos de civil que llegan a estos juzgados mixtos son «reclamaciones de cantidad, monitorios, de familia (guarda y custodia de hijos, modificación de medidas ...), resoluciones contractuales, reclamaciones contra el seguro y problemas entre vecinos, entre otros».

En la jurisdicción Penal los números son más estables, siendo los robos con fuerza y los hurtos los más frecuentes.

Las guardias suelen ser tranquilas, salvo excepciones de todos conocidas. Los casos que llenan las guardias lamentablemente siguen siendo los de violencia de género. «Una ciudad pequeña y tranquila como Ciudad Real no debería tener dos o más casos diarios de violencia sobre la mujer. Algo falla. El juzgado es el último recurso», sentencia el juez, quien considera urgente crear un juzgado específico de Violencia de Género, como también de jurisdicción Mercantil.

Cuando entró en vigor la ley concursal, en 2004, y con ello los juzgados de Primera Instancia e Instrucción «conscientemente no se creó en Ciudad Real un juzgado de lo Mercantil puro. Podría haberse creado hace ya 14 años, en 2007», subraya el magistrado Antonio Mejía que por entonces era precisamente juez de Mercantil.