scorecardresearch

Ortiz: "Ser pregonero es una inmensa alegría y un orgullo"

A. Criado
-

El pregonero subraya que la Feria de Mayo es "el epicentro social de la ciudad durante 10 días y hay que dar una gran imagen"

Luis Miguel Ortiz, pregonero de la Feria de Mayo de Puertollano - Foto: La Tribuna

«Ser pregonero es una inmensa alegría y un orgullo, algo con lo que voy a vacilar a todo el mundo a lo largo de mi vida. Cuando me digan tú quién eres, yo les voy a contestar que el pregonero de la Feria de Mayo de Puertollano postpandemia». El pregón de las fiestas, atendiendo a estas declaraciones, no estará exento de humor. Su protagonista será Luis Miguel Ortiz, un puertollanero de pro, involucrado en el tejido asociativo de la ciudad como fundador de la asociación Cuenca Minera y de la peña Gallo Martín.

Promete que no va a leer ningún papel ni le va a dar la chapa a los asistentes. Su misión esta tarde en el Auditorio Pedro Almodóvar será sacarle una sonrisa al público a base de anécdotas y recuerdos: «Vamos a empezar la Feria con unas risas y después cortaremos la cinta y nos tomaremos un vino, como deber ser». Pero antes de nada, Luis Miguel Ortiz pretende hacer un alegato de la Feria de Mayo más allá de su componente lúdico. Explica que detrás de este tipo de fiestas hay mucha gente trabajando, «un componente económico muy grande». Recuerda, de hecho, que este evento empezó hace más de cien años como una feria de ganado. «Siempre que hay alguna crisis se tocan los festejos, pero los festejos son un negocio y cada euro que se invierte acaba luego reinvertido en la ciudad», enfatiza.

El pregonero, de 45 años de edad, desarrolla su actividad laboral como profesor asociado en el Departamento de Ingeniería Eléctrica en la Escuela de Ingeniería y Minas de Almadén. Y entre 2007 y 2011 fue concejal de Festejos de Puertollano: «La Feria es el epicentro social de Puertollano durante 10 días y tienes que dar una gran imagen, ofrecer confort y seguridad a todos los asistentes». Relata que durante su etapa como edil, el equipo de Gobierno trabajó mucho en esos aspectos, cambiando, por ejemplo, la ubicación de las casetas, e introduciendo muchas tradiciones populares de la localidad de la mano de las asociaciones culturales y otros colectivos. «Agradezco mucho su implicación y no sólo en la Feria, también en otros festejos como el Día del Chorizo, el Santo Voto o el Carnaval», apostilla.

Actividades peculiares. Luis Miguel Ortiz recuerda que estando al frente de la asociación Cuenca Minera ya introdujeron actividades muy peculiares en la Feria, como la elaboración de la caldereta más grande del mundo, con la que batieron un récord Guiness. «Somos muy jocosos y cuando España estaba en crisis dijimos que ante la crisis hay que echarle huevos, y cocinamos mil y un huevos fritos en la Feria. También somos muy cantonales y nunca falta un Puertollano capital y donde esté la Feria de Mayo que se quite la Pandorga», apunta entre risas.

El pregonero asegura que en Puertollano «hay ganas de Feria» y también de quitarse de una vez las mascarillas y vernos las caras, porque «en Puertollano somos gente guapa». Insiste en que esas ganas de fiestas se evidenciaron en el Puetollano Winter Festival 2022, que «fue todo un éxito». «Hay ganas de fiestas y de reencontrarse, que es al final uno de los objetivos que tienen este tipo de festejos», sentencia.