Caminos prueba un prototipo para agilizar el tráfico

Hilario L. Muñoz
-

Caminos realiza un experimento tras tres años de investigación para desarrollar un equipo creado por la 'spin off'Furious Koalas y que s epueda predecir el flujo de tráfico en zonas de la ciudad

Caminos prueba un prototipo para agilizar el tráfico - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Campus de la Universidad de Castilla-La Mancha acogió esta semana un experimento científico desarrollado por investigadores de la Escuela de Caminos con el apoyo de la spin off Furious Koalas, en la que hay participación de varios investigadores de la Escuela de Informática. La intención era desarrollar la parte más abierta de un trabajo de investigación concedido hace tres años a los ingenieros de transporte y que con el nombre ‘Una nueva forma de modelizar la red de tráfico’ busca aprovechar el escaneo de matrículas para predecir el flujo de los vehículos y lograr un modelo barato capaz de captar en varios espacios la circulación y de controlar el tránsito. 
Para realizar el experimento, los investigadores de Caminos e Informática pidieron colaboración a los estudiantes para que se distribuyeran por el Campus durante una jornada y ubicaron una veintena de un prototipo de cámara en zonas de entrada y salida. Estos dispositivos de forma continuada, varias horas, enviaron datos a través de la red. 
Ahora, los investigadores de la UCLM cuentan con un año para analizarlos antes de que finalice el proyecto del Estado. «La idea es reproducir las rutas de los coches», explicó el profesor de la escuela de Caminos, Santos Sánchez-Cambronero, quien apuntó que lo realizado esta semana es el experimento final, tras otro a pequeña escala hecho hace meses y pensado para comprobar si «la metodología funciona» y probar las cámaras.
Caminos prueba un prototipo para agilizar el tráficoCaminos prueba un prototipo para agilizar el tráfico - Foto: Tomás Fernández de Moya«No solo buscamos las matrículas, sino todos los datos que se puedan extraer del coche, como la marca o el color, por si por cualquier circunstancia se lee mal algún número poder seguirlo», indicó Sánchez-Cambronero, quien argumentó que el objetivo es cruzar al máximo los datos. La intención final es «elaborar modelos matemáticos para predecir flujos de tráfico a partir de datos de matrículas».
Desde la spin off de la UCLM, Carlos González indicó que los radares con lectura de matrícula se suelen situar «en sitios muy estratégicos y muy favorables» para leer las placas. En el experimento del Campus se ubicaron en calles de la ciudad y casi a ras del suelo. Por este motivo, el reto para la empresa de tecnología era reducir el precio de esas cámaras que pueden costar varios miles de euros y convertirlas en «dispositivos de bajo coste y muy versátiles», con un precio que puede rondar los 100 euros. «Estamos en la fase de prototipo funcional y cuando se valide y salga el modelo matemático si funciona se podrá hacer un plan de viabilidad económico», indicó González, sobre el futuro de su dispositivo. De todos modos, en este momento, lo que sí que tienen ya es un equipo que puede obtener resultados y sacar rendimiento a la investigación como con el experimento de esta semana.