El mildiu hace acto de presencia en la provincia

Ana Pobes
-

Las primeras manchas de este hongo han aparecido en Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Socuéllamos y Granátula de Calatrava. Las organizaciones agrarias recomiendan vigilar los viñedos

El mildiu hace acto de presencia en la provincia - Foto: Fotos Rueda Villaverde

El mildiu ya ha hecho acto de presencia este año en la provincia, principalmente en la zona de La Mancha como en las localidades de Alcázar de San Juan, Campo de Criptana y Socuéllamos y en algún punto del Campo de Calatrava como es el caso de Granátula de Calatrava. Un hongo que se ha detectado también en la provincia de Cuenca (El Herrumblar, Iniesta, Villagarcía del Llano y Villanueva de la Jara) y en Albacete, concretamente en los términos municipales de Cenizate y Villamalea, según la información publicada en el Boletín Fitosanitario de Avisos e Informaciones de la Consejería de Agricultura. 
Desde Asaja Castilla-La Mancha, en palabras del secretario general técnico, Arturo Serrano, se recomienda a los agricultores vigilar los viñedos al darse las condiciones más favorables para su propagación como son abundantes lluvias y temperaturas suaves. Serrano, en declaraciones a este medio, asegura que se trata de «infecciones secundarias» producidas a partir de la presencia de conidias (pelusilla blanquecina en el envés). Así, para su control lo más eficaz son los tratamientos autorizados. «Lo principal es salvar el cultivo. Y para ello es muy importante tener un contacto permanente en la parcela y realizar un seguimiento en los tratamientos», reitera al tiempo que señala que la previsión es de continuar con temperaturas elevadas y  un «importante» grado de humedad pero aún así «no será una gran afección y se podrá controlar con los tratamientos necesarios». «No es un ataque de mildiu extendido pero hay que estar muy vigilante. Si hay manchas es porque está aquí y puede fastidiarte un alto porcentaje de la cosecha si no se trata», insiste Serrano. 
Y es que, el mildiu es una enfermedad producida por el hongo Plasmopara vitícola que afecta a todas las partes verdes de la vid, principalmente a hojas, inflorescencias y bayas. «El mildiu es muy dañino», reitera Serrano, y en ocasiones ha conllevado la pérdida total de la cosecha. Por ello, es esencial llevar a cabo los tratamientos como así se reivindica también desde la Unión de Pequeños Agricultores (UPA). Su responsable de servicios técnicos, Ernesto Girón, señala que todas las enfermedades provocadas por hongos son provocadas por dos factores principales: la temperatura ambiental y la humedad. Y esta primavera, explica, está siendo «muy húmeda y las temperaturas ambientales son medias, por lo que tenemos un daño de cultivo ideal para los hongos».
En este sentido, recuerda la importancia de llevar a cabo varios tratamientos durante la campaña, pues «si se es capaz de controlar es fácil de combatir». Así el primero se debe realizar cuando los brotes de la viña tienen entre 10 y 15 centímetros, y el segundo con la llegada de junio, con el periodo de cuajado, que «es cuando se empiezan a formar los frutos». 
Diferentes tratamientos, continúa diciendo, que suponen un gasto añadido al agricultor ante la ausencia de ayudas y subvenciones para este tipo de situaciones. Un gasto que podría suponer, según sus cálculos, un incremento entre 150 y 200 euros por hectárea.  
De momento han aparecido las primeras manchas pero todo apunta, según Girón, a que se dé una campaña fuerte de mildiu. «El dato que se baraja para que pensar que se inicia la implantación de la enfermedad es que llueva 10 litros por metro cuadrado en uno o dos días consecutivos». Y eso, argumenta, ha pasado en las últimas semanas. De ahí, la importancia de los tratamientos.