2019 es el año con más delitos de odio tras triplicar casos

Hilario L. Muñoz
-

Se registraron doce denuncias de infracciones penales en la provincia, de las que cinco fueron por racismo, tres por ideología, dos por orientación sexual y dos por razones de sexo

2019 es el año con más delitos de odio tras triplicar casos - Foto: Rueda Villaverde

El racismo y la xenofobia se mantienen como el elemento presente detrás de la mayoría de los delitos de odio que fueron denunciados en la provincia de Ciudad Real durante el año pasado. Se trata de una tipología criminal que el año pasado casi se triplicó en Ciudad Real tras un buen 2018 en que apenas se registraron casos, apenas cinco, se pasó a catorce, doce infracciones penales y dos administrativas, convirtiéndose en el año con más denuncias desde 2014, cuando fueron 13 los delitos que se habían recogido, y el primero en el que aparece la estadística desagregada por provincias. Así lo indica el informe sobre delitos de odio elaborado por el Ministerio del Interior en el que desde esa fecha se había venido produciendo un descenso en los delitos hasta este 2019 que rompe esos años encadenados. 
Los doce delitos ocurridos corresponden a cinco por racismo o xenofobia, tres por ideología, dos por orientación sexual y dos  por razón de sexo. En total hay registro de doce infracciones penales como delitos de odio, una es un abuso sexual con el agravante de orientación sexual; otra son daños cometidos por la ideología de la víctima; en tres ocasiones hay un presunto delito de discriminación, dos por ideología y una por la raza o etnia de la víctima. Además existen cinco delitos de injurias cometidas en la provincia, una por sexo, otra por ideología, otra por orientación sexual y dos por racismo; además de un delito de lesiones por racismo y otro de malos tratos de obra sin que hubiera lesión con el agravante del género de la víctima. Además hay que sumar las dos denuncias que implican sanciones de tipo administrativo y que no cuentan con una tipología de odio concreta.

Hay que tener en cuenta que cinco de los delitos de odio ocurrieron en espacios 100% públicos como son las dos infracciones en el ámbito de una instalación deportiva y tres delitos ocurridos en la calle. Los otros nueve se reparten en establecimientos, viviendas y otras instalaciones. En las víctimas hay tres personas marroquíes y el perfil es de un hombre, ocho de los doce, con una edad entre los 26 y 40 años. Las Fuerzas de Seguridad detuvieron a siete personas por estos delitos y se esclarecieron en 2019 once delitos de esta índole.
El dato implica que ciudad Real ha pasado  de que exista un delito de odio por cada 100.000 habitantes a 2,8. Con todo el dato se encuentra aún por debajo de la media española situada en los 3,6 delitos por cada 100.000 habitantes, con 1.706 hechos denunciados. Sí que está por encima de la media   regional situada en 2,5 delitos, con 43 entre las cinco provincias de Castilla-La Mancha.