scorecardresearch

Una práctica normalizada

M. H.
-

Varios clubes de la región han incurrido en la misma situación por la que el BM Pozuelo ha sido sancionado por alineación indebida

Una práctica normalizada - Foto: LT

La penalización del Comité Territorial de Competición de la Federación de Balonmano de Castilla -La Mancha sobre el Soliss Balonmano Pozuelo puede traer más consecuencias más allá de la pérdida de los 12 puntos del equipo de Primera Territorial -ya sin título regional ni fase de ascenso a categoría nacional- y una multa de 3.000 euros por alineación indebida de jugadoras juveniles en varios encuentros de principio de la temporada en equipos sénior del mismo club. Para ello, el Comité ha basado su argumentación principal en el artículo 85 del Reglamento Técnico y de Competición (RTC) de la Federación, que data de 2016, que, sin embargo, otros clubs han incumplido supuestamente en la presente temporada. Por ejemplo, el denunciante, el BM Caserío, podría ampliar su impugnación también al encuentro correspondiente a la Primera Territorial que jugó contra BM Bolaños el 11 de diciembre de 2021, puesto que una juvenil (dorsal 3) del Bolaños disputó a su vez la Copa de la Reina con el equipo sénior de División de Plata el 26 de enero, un hecho prácticamente calcado por el que se sanciona principalmente al BM Pozuelo.

Esta práctica, de que jugadores juveniles sean alineados indistintamente con dos equipos sénior del mismo club, está más que extendida o normalizada, no solo en el ámbito femenino, según ha podido consultar este periódico en las actas  de la página web de la Federación. El BM Caserío también incumplió supuestamente un artículo de la misma normativa, en este caso, el 81, referente a los juveniles masculinos: «Para que un jugador juvenil pueda participar en esas categorías, (sénior con el mismo club), la F.BM.C.M. autorizará o denegará por escrito la participación de dicho jugador. Dicha autorización sólo se permitirá para el equipo sénior determinado en la misma temporada, debiéndose hacer constar en la solicitud la categoría y campeonato donde participa el equipo sénior para el cual se pide la autorización». Podría haberlo infringido el 12 de febrero del presente año cuando alineó en el partido de Primera División frente al Dos Hermanas al dorsal 6, cuando ya había jugado en el sénior Territorial en al menos cinco ocasiones.

Esta circunstancia también le ocurrió al equipo de Asobal Incarlopsa Cuenca contra al Barça el 26 de febrero. Le pasó con su juvenil con dorsal 8, que fue alineado contra el conjunto catalán cuando una semana antes, por ejemplo, había jugado con el equipo sénior Territorial. Un hecho que también se pasó por alto al BM Alarcos con otro juvenil, con distintos dorsales 29 cuando se alineó en la primera Territorial y con el 24, por ejemplo, en la Copa del Rey frente al Ademar León. O también al Cátedra 70 con otro juvenil en distintos encuentros cuando alineó en varios de los equipos séniors que tiene el club de Malagón.  

extranjeros. Esa laxitud -al parecer por no haberse actualizado la normativa nacional, añadido a que existía un pacto de no agresión entre los clubes- también se ha hecho patente en otros artículos de la norma. En este caso, por ejemplo, el Ciudad Imperial de Toledo jugó con dos extranjeros cuando se enfrentó al Guadalajara el 13 de noviembre. En este caso, el artículo 44 sólo permite la participación de jugadores de otros países en categoría de División de Honor. Para el Comité de Competición de la Federación no existe ninguna infracción porque en estos casos no hubo denuncias. Sin embargo, con este expediente contra Pozuelo se puede abrir una puerta difícil de cerrar.