Los empleados de tributos proclaman su inocencia

Pilar Muñoz
-

La fiscal cree acreditados los hechos y las defensas de la exjefa del negociado y los tres trabajadores de la sección aseguran que no se sostiene la acusación

Los acusados, ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Tras cinco largas horas y grandes dosis de paciencia por parte del Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial finalizó la primera sesión del juicio contra cuatro empleados del negociado de Tributos del Ayuntamiento de Valdepeñas acusados de «alterar» o «modificar» el padrón para eludir el pago de impuestos relativos a vehículos, plusvalía y tasa de basuras. Los acusados proclamaron su inocencia, algunos con más fundamento que otros, pero la fiscal del caso, Gema Romero del Hombrebueno, no les ha creído en virtud de la prueba practicada en el plenario. Para la fiscal han quedado probados los hechos que se remontan 11 años atrás, y ha elevado a definitivas sus conclusiones provisionales. De este modo, mantiene la petición de una pena de cuatro años y seis meses de cárcel para la exjefa del negociado de tributos, M. C. G.P., y para los entonces auxiliares administrativos E. J. M.H. M. y su mujer, L. T. B., por un presunto delito de falsedad en documento público. Junto a ellos se ha sentado en el banquillo de los acusados R. M.S. V. que se enfrenta a una pena menor: nueve meses de multa a razón de una cuota diaria de 15 euros por un presunto delito de imprudencia grave. Los abogados de los encausados discrepan y sostienen que no son autores de delito alguno. El letrado Jesús Fernández, que defiende a la que fuera jefa de la sección de tributos, puso contra las cuerdas al informático que se encargó a petición del Consistorio de hacer una especie de auditoría. Según Fernández, la acusación no se sostiene. Considera que no se ha acreditado la baja efectiva del padrón y que el informático no ha probado ni aportado elementos que, a su juicio, son determinantes en la causa para acreditar la manipulación que imputan a los encausados.
En la causa también está personado el Ayuntamiento de Valdepeñas, cuyo letrado Gabriel Castro, del despacho de Garrigues Walker, mantiene la acusación al entender acreditados los hechos.
Acusaciones y defensas expondrán sus informes el próximo 23 de mayo, ya que ayer se dilataron los interrogatorios y la declaración de un testigo, el que fuera interventor del Ayuntamiento de Valdepeñas que se extendió sobremanera.

Los empleados de tributos proclaman su inocencia
Los empleados de tributos proclaman su inocencia - Foto: Rueda Villaverde
La primera en declarar fue la entonces jefa de negociado del servicio de Gestión y Tributos del Ayuntamiento, quien respondió a preguntas de las acusaciones y defensas de forma clara y contundente, explicando todo expediente por expediente a pesar de lo farragoso que pudiera resultar.
M. C. G. P. aseveró que no se alteró ni directa ni indirectamente por orden suya el padrón municipal para beneficio de ella o de su familia, es decir, para eludir el pago de impuestos relativos a los vehículos, la plusvalía y la tasa de basuras.
Sostuvo que algunos de los hechos denunciados son envíos tardíos de los protocolos de notaría al servicio de Gestión y Tributos del Ayuntamiento de Valdepeñas y al liquidarlos en algunos casos había pasado el plazo reglamentario de cinco años y por tanto quedaban exentos de pago. En otros casos, según defiende su abogado, había una discrepancia en el servicio de Gestión y Tributos que se establecía que había una serie de operaciones que no se debían tributar como por ejemplo la plusvalía en los excesos de condominio. La exjefa de Tributos respondió a los interrogatorios con mucha seguridad y terminante.
Los empleados de tributos proclaman su inocencia
Los empleados de tributos proclaman su inocencia - Foto: Rueda Villaverde
El segundo en declarar fue E. J. M.H. que era auxiliar administrativo y quien no encontró explicación a la acusación que pesa sobre él respecto a eludir pago de tributos. «No me preocupaba porque se encargaba mi mujer de esos pagos». El acusado mantuvo que es inocente y, a modo de desahogo, introdujo comentarios que no se le habían pedido e hizo algunas valoraciones sobre el alcalde. «Estoy bastante indignado, no he tenido roce alguno con este personaje», dijo en alusión a Jesús Martín. Su mujer, L. T. B., también sostuvo su inocencia tras declarar que todo el mundo tenía acceso a los ordenadores. Así respondía sobre las modificaciones o alteraciones en el padrón para eludir los impuestos. El cuarto encausado proclamó su inocencia igualmente. «Yo pagué todos los recibos que llegaban a mi casa». No se pergeñó un plan para no pagar impuestos, sostienen las defensas.
 


Los empleados de tributos proclaman su inocencia
Los empleados de tributos proclaman su inocencia - Foto: Rueda Villaverde