Critican a Fecir por ver fichar como algo de "otro mundo"

Hilario L. Muñoz
-

Los sindicatos apuntan que cuando la patronal habla de horarios «flexibles» busca que se acepte que haya jornadas más largas y que no se pague por ellas

110112JM_0001.JPG - Foto: LT

Los secretarios provinciales de CCOO y UGT, José Manuel Muñoz y Juan Jiménez, criticaron ayer la visión de la patronal ciudadrealeña y las críticas a la obligación de reflejar horario que hizo el presidente de Fecir, Carlos Marín, ante su puesta en marcha el pasado lunes. «Me ha sorprendido que se trate de argumentar en el marco de las relaciones laborales que haya unas relaciones modernas como un modo de decir que los trabajadores aceptan jornadas flexibles, lo que significa un exceso de jornada», dijo Muñoz. El secretario de CCOO apuntó que «la realidad es que hay una imposición de horas extras no retribuidas que aceptan los trabajadores por miedo a perder sus puestos de trabajo».
En este sentido, el sindicato se mostró sorprendido porque «se vea como algo de otro mundo» el que haya que fichar ya que si no se quiere controlar es fruto de que se estén haciendo esas horas de más. Ante esta situación Muñoz avanzó que CCOO estará «vigilante» en el control de horas haya donde se encuentre presente y habrá «un trabajo pormenorizado» allí donde no se encuentre. Muñoz apuntó que no se quiere que haya sanciones sino que el control horario se cumpla.
«Es triste que el presidente de la patronal diga que no hay horas extraordinarias en exceso» como argumento para que no haya control horario, dijo Juan Jiménez. El secretario provincial de UGT recordó que lleva 40 años fichando «sin problemas en la empresa» y solo se ha conseguido que no haya más horas que marca la ley y que toda la que se echa se pague conforme al convenio.
Desde el sindicato apuntaron que hay sectores como la hostelería con «jornadas larguísimas y que no se están pagando», sectores en que a partir de cierta época hay «una hora más extraordinaria» y contratos a tiempo parcial que «echan más horas que las estipuladas en su contrato parcial» y no se cotiza ni se paga por ellas. El secretario de UGT, de hecho, espera que con el control afloren «horas extraordinarias» y «algunos cientos de empleos» en la provincia según pase el tiempo.