La caída del precio del aceite de oliva preocupa al sector

M.Lillo
-
La caída del precio del aceite de oliva preocupa al sector - Foto: LT

Asaja Ciudad Real considera que «no hay ninguna causa justificativa» para el descenso y señala la necesidad de conquistar nuevos mercados desde la calidad

El sector agrario está viendo con preocupación el descenso del precio del aceite de oliva virgen extra. Las organizaciones agrarias están en pie de guerra por esta causa en distintas provincias de España, como Jaén, la principal productora, y dicen no entender cómo este importante producto de la dieta mediterránea está viendo caer sus precios de forma significativa, hasta calificarlos como precios «de ruina». «Lo estamos viendo con preocupación y sin ningún tipo de justificación porque estamos seguros de que el mercado puede pagar perfectamente los precios por encima de los 3 euros y se tiene que apostar por la comercialización y la búsqueda de nuevos mercados basados en un producto de calidad», afirmó a este diario el gerente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ciudad Real, Agustín Miranda.
Reconoce que el sector ha tenido una campaña alta en cuanto a producción, pero considera que los precios se podrían mantener «como el año pasado o algo inferior, pero no en las cuantías en las que estamos en estos momentos». En este sentido, indicó que los precios del aceite de oliva virgen extra están por debajo de los 2,80 euros (en concreto en una media de 2,329 según el portal de precios Poolred) mientras que recordó que el año pasado se situaban «por encima de los 3,50 euros». «Son precios bastante más bajos, que no son rentables, no son competitivos y que pueden llevar a la gente a abandonar parte del olivar que es menos productivo», dijo Miranda para detallar a renglón seguido que en este cultivo se puede diferenciar entre el olivar superintensivo o intensivo y el olivar tradicional, que son los que se pueden «poner en peligro» por el descenso de los precios del aceite de oliva.
presencia mundial. De este modo, comentó que la bajada de los precios puede deberse a «intereses provocados por la comercialización para tener un producto base» y ser así más competitivos en los mercados, si bien el representante de esta organización agraria señaló la necesidad de que se exploren nuevos mercados en los que introducir un producto que sólo representa el 2 por ciento del consumo mundial, de manera que agregó que esa comercialización se tiene que hacer basándose en un producto «de calidad» como es el aceite de oliva y no tirando los precios, dijo. En este sentido, recordó que el aceite de oliva virgen extra está «muy bien valorado por el consumidor» y que con este descenso de los precios viene a «competir con otros aceites» que no han acreditado las propiedades que tiene el aceite de oliva. Por esta razón, incidió en el hecho que hay consumidores que están en disposición de pagar un precio por encima de los 3 euros por el aceite virgen extra.
La situación ha indignado tanto que algunas organizaciones agrarias ya han convocado una gran concentración de protesta el próximo día 29 en Jaén, la principal provincia productora de España y que lleva la voz cantante en lo referente al aceite de oliva. Desde Asaja Ciudad Real dicen entender todos los recursos que se pongan en marcha para la defensa de los intereses del sector, si bien consideran que la protesta es fruto de la «desesperación» y que tiene que ir de la mano de «la negociación y de la apertura de mercados, como Europa o Estados Unidos».
«Sobre todo las protestas sirven para llamar la atención a los gobiernos para que se tomen en serio esto y que nos abran líneas de comercialización. También en España está el tema de las grandes distribuidoras, que se lo tomen en serio y que no pongan estos productos como reclamo, que los pongan en los estantes con un justiprecio», detalló Miranda para agregar después que «esas manifestaciones, que por supuesto apoyamos, son un grito de desesperación, para una situación que se tiene que arreglar con todas las alternativas que he comentado». Por otra parte, explicó que hay distintos agentes en el ‘tablero’ que componen el sector olivarero y que uno de ellos es la Interprofesional del Aceite de Oliva, de la que destacó la labor de promoción y defensa que está haciendo de este producto si bien indicó que se trata de una organización que no puede intervenir en el mercado, que sería el caso de las organizaciones de productores. «Sí que se tiene que intervenir en los mercados cuando hay unos excesos, pero debe existir en cada sector unos mecanismos diferenciados para que cada uno haga su trabajo, no tenemos que confundirnos», dijo en relación con una propuesta en Jaén para la autorregulación del mercado a través de la Interprofesional. «Creo que el gran reto está en que quienes comercializan este producto se conciencien de que tienen un buen producto y tienen que vender el producto por su calidad, no por su precio».