scorecardresearch

Comienzan las obras en la Catedral un año después

Pilar Muñoz
-

Se trata de los trabajos proyectados y presupuestados el año pasado para reparar el tejado de la zona que da a los jardines del Prado y la vidriera dañada por el pedrisco

Imagen del andamio instalado en la portada principal de la Catedral Prioral para las obras de reparación. - Foto: Rueda Villaverde

Las obras de reparación en la fachada y tejados de la Catedral Prioral de Ciudad Real han comenzado un año después por el retraso en la licencia municipal para poder acometer los trabajos. En octubre del año pasado la Diócesis de Ciudad Real tenía la licencia de la Delegación Provincial de Cultura y estaba a la espera del permiso de obras del Ayuntamiento para iniciar los trabajos. Y ha sido ahora cuando, por fin, han comenzado, justo una semana después del fin de las fiestas patronales en honor de la Virgen Prado con la misa y procesión del Día de la Octava.

La instalación de los andamios para la ejecución de la obra conlleva el cierre de la puerta principal. De este modo, sólo se puede acceder al templo catedralicio por la portada de la calle Azucena.

Las obras pendientes que se van a acometer son para reparar el tejado. También se revisarán las vidrieras dañadas por el pedrisco que cayó en agosto de 2020 y que se consiguió arreglar.

Del mismo modo, se va a proceder a la reparación del tejado de la capilla presidida por el Cristo de la Piedad que da a los jardines del Prado. Se trata de obras pendientes en la cubierta y dependencias interiores de la Basílica Catedral con un presupuesto de 25.000 euros, según indicó a este diario hace un año el presidente del Cabildo Catedralicio, Bernardo Torres.

El importe de la reparación de las vidrieras se cifró en unos 7.500 euros. Las obras en total están presupuestadas en algo más de 31.000 euros.

El presidente del Cabildo confirmó ayer a este periódico que las obras que han empezado a realizarse en la Catedral Prioral de Ciudad Real son las proyectadas y presupuestadas el año pasado. La Diócesis ya mostró su preocupación por el peligro de caída de tejas debido al problema del deslizador del tejado. De ahí, la importancia de estos trabajos de reparación de la cubierta, consolidación y limpieza también de los muros de la fachada de la portada principal del templo catedralicio.