scorecardresearch

La presidenta de las Abuelas Plaza de Mayo, en Criptana

La Tribuna
-

La argentina Estela de Carlotto, presidenta de la Asociación y símbolo de la lucha por la justicia y la memoria histórica, visitó la villa de los molinos y fue recibida por el alcalde de la localidad

Estela de Carlotto firmó en el libro de visitantes ilustres. - Foto: LT

El alcalde criptanense, Santiago Lázaro, recibió este sábad a Estela de Carlotto, presidenta de la Asociación 'Abuelas Plaza de Mayo'. Una sencilla pero emotiva recepción que tuvo lugar en El Pósito, donde se le entregó un ramo de flores y la argentina firmó en el libro de visitantes ilustres de Campo de Criptana.

Lázaro calificó esta visita como "histórica", ya que Estela es el símbolo de la lucha "por la justicia y por la memoria de los represaliados de la dictadura de Videla". Un icono que subrayó, "debe servirnos de inspiración a España en ese rescate de la memoria histórica para cerrar las heridas abiertas de los desaparecidos y asesinados por la dictadura o por el terrorismo de ETA. O como hicimos no hace mucho en Campo de Criptana con dos criptanenses víctimas del nazismo. Rendir memoria a los desaparecidos es una forma de recordarlos y dar calma a los familiares".

A sus 91 años de edad, Estela sigue recorriendo el mundo en su lucha porque no se olviden las atrocidades que se cometen por el "terrorismo de Estado", como ocurrió en Argentina hace ahora 46 años, cuando el 24 de marzo de 1976 Videla usurpó el poder.

Fotografía de familia tras la recepción.Fotografía de familia tras la recepción. - Foto: LT

Estela vivió en sus carnes la desaparición de su hija, embarazada de su nieto, con el que finalmente pudo reencontrarse. "Tenemos tres palabras clave: verdad, justicia y memoria", destacó la activista. Tres consignas que sigue llevando a aquellos rincones del mundo donde sigue desapareciendo gente y "los gobiernos no responden". Una situación que genera historias de vida "muy tristes por la invasión del poder político". Un hecho que Estela insistió "no debe ser permitido en ningún país del mundo".

Desde Campo de Criptana, donde se acercó a conocer la Sierra de Los Molinos, pidió a la población española "que sigan trabajando por la recuperación de la memoria histórica, que ayuden a las autoridades para que no miren para otro lado, porque es el único modo de que la historia no se repita".