El Kiele Socuéllamos concederá cuatro bajas

Eduardo Gómez
-

Sheyla D'Amaro, Rocío Gómez, Bruna Lemos y Gabriela da Silva no continuarán con las manchegas, que volverán a jugar en una Superliga Femenina de doce equipos

Rocío Gómez (a la izquierda), ha sido una de las jugadoras más destacadas de esta campaña en el Kiele. - Foto: Cajasol

El Kiele Socuéllamos ya trabaja para confeccionar una plantilla competitiva de cara a su segunda campaña en la Superliga Femenina. Así, la escuadra manchega tiene previsto realizar cinco incorporaciones para suplir las bajas de Sheyla D’Amaro, Gabriela da Silva, Bruna Lemos y Rocío Gómez. Con las demás jugadoras, en principio, se cuenta con que continúen.
«El objetivo será dar un salto de calidad para intentar disputar el play off por el título y la Copa de la Reina», aseguró Kiko Santos», presidente del Kiele Socuéllamos, que por otro lado ya sabe que volverá a competir en una Superliga Femenina con 12 equipos. 
La Federación Española de Voleibol aprobó en la noche del jueves los equipos con derechos deportivos en las distintas competiciones estatales y la noticia fue que finalmente se aprobaron los descensos del Barça y San Cugat, que ocupaban las dos últimas posiciones de la liga regular cuando tuvo que detenerse la competición por la pandemia. Por su parte, ascienden desde Superliga 2 el Emevé Lugo y el Vall D’Hebrón barcelonés.  
De esta forma, se evita que la temporada que viene haya catorce equipos en la máxima categoría, una propuesta que estaba sobre la mesa al evitar los descensos, debido a que antes del parón definitivo de la competición aún restaban dos jornadas por disputarse.
Muchos clubes no estaban de acuerdo con esa posibilidad, al aumentar el número de jornadas del calendario y los desplazamientos. Donde se aprobó que no hubiese descensos fue en la Superliga Masculina, pero sí habrá ascensos (suben Barça y Boiro), por lo que estará integrada por 14 equipos.
De esta forma, los equipos que integrarán la Superliga Femenina serán, además del Kiele Socuéllamos, Logroño, La Laguna, 7 Palmas, Alcobendas, Menorca, Haro, Cajasol Dos Hermanas, Algar Surmenor, Madrid Chamberí y los dos ascendidos.
Prácticamente todos los equipos, salvo los implicados, votaron a favor de que la Superliga se quedase en doce equipos y  es que como justifica Kiko Santos,  «asumir un mes más de nóminas y de pisos y dos desplazamientos más era muy complicado». En su caso, la incertidumbre está también en saber si los partidos podrán jugarse con público porque «como sean a puerta cerrada nos va a afectar muchísimo en lo económico», avanzó.