scorecardresearch

Jurado juzgará una causa de omisión de socorro a un albañil

La Tribuna
-

La víctima cayó al suelo en 2014, produciéndose una herida en la cabeza

Un jurado popular juzgará acusado de muerte de un albañil - Foto: Fotos: Rueda Villaverde

Un tribunal del jurado popular juzgará a cinco personas acusadas de omisión del deber de socorro en el caso de la muerte de un albañil. La Fiscalía considera que los hechos recogidos en la denuncia y posteriormente investigados no son constitutivos de una infracción penal y, por tanto, no hay responsabilidad criminal alguna.

De este modo, la Fiscalía solicita que se dicte una sentencia absolutoria. Sin embargo, la familia del trabajador fallecido defiende la existencia de un delito y se ha personado en el procedimiento como acusación particular,

En la causa hay tres defensas, abogados que van a tratar de probar que los cinco acusados actuaron bien en todo momento, que no son autores de un delito de omisión del deber de socorro que les imputa la acusación particular. El juicio tendrá lugar en la Audiencia Provincial de Ciudad Real entre el 28 de marzo y el 1 de abril, a partir de las 10.00 horas.

Un jurado popular juzgará acusado de muerte de un albañilUn jurado popular juzgará acusado de muerte de un albañil - Foto: EUROPA PRESSSegún el escrito del Ministerio Fiscal, que no presenta acusación, los hechos se produjeron sobre las 8.30 horas del 14 de noviembre de 2014 cuando M. G. D. se encontraba trabajando de peón albañil en una finca situada en la Puebla de Don Rodrigo y cayó al suelo, produciéndose una herida en la cabeza de unos cuatro o seis centímetros y una doble fisura en el cráneo. En ese momento acudió el gerente de la empresa para quien trabajaba, G. S. M., acompañado de otras tres personas, que decidieron trasladarlo en furgoneta hasta el centro médico de Piedrabuena y sin esperar a realizar llamada a los servicios sanitarios de urgencia. Sobre las 10.00 horas, el facultativo que le atendió dictaminó su fallecimiento. 

Según la autopsia, la hora de la muerte fue cercana a las nueve de la mañana una hora antes, aproximadamente, y la causa obedeció a mecanismos naturales, descartándose la existencia de lesiones de tipo traumático, ya que se debió a una arritmia cardiaca y a un shock cardiogénico. El fallecido padecía una severa cardiopatía, además de un trombo de características vitales en el pulmón derecho, lo que no era conocido por las personas que le auxiliaron, que no tenían conocimientos ni formación médica que les permitiera presumir la gravedad que luego resultó. Falleció de una cardiopatía y no a consecuencia de la caída.