El cuarto acusado de los robos en fincas pacta 4 años

Pilar Muñoz
-
El letrado Santiago Ballesteros defiende al acusado por el Turno de Oficio Especial - Foto: Rueda Villaverde

Cumplirá toda la condena porque quiere continuar en España en lugar de ser expulsado como han pactado sus compinches en la docena de robos en fincas

El Mehdi H., el cuarto encausado por los robos en el campo perpetrados por una banda que se desplazaba desde Almería a Ciudad Real, se ha sumado al acuerdo de conformidad alcanzado por sus compinches el martes, aunque sale perdiendo porque él sí quiere continuar en España en lugar de ser expulsado. De este modo, ha firmado cuatro años de cárcel que cumplirá íntegramente (los otros tres acusados estarán dos años y luego serán expulsados del territorio español).
El Mehdi H., de 42 años, ha admitido el delito de pertenencia a banda criminal (seis meses de prisión) y robo continuado (tres años y medio de cárcel). De este modo, ha conseguido rebajar la condena de nueve años de cárcel a cuatro. El Mehdi H. compareció ayer ante el Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, un día después de que lo hicieran los otros tres encausados porque «perdió el autobús» en el que se iba a desplazar hasta Ciudad Real.
Santiago Ballesteros, abogado que se ha hecho cargo de su defensa por el Turno de Oficio Especial, consiguió un buen acuerdo. Llegó a una conformidad tras valorar el riesgo ante la petición de condena de la fiscal: nueve años de cárcel, una pena a su juicio excesiva, comparable con la de un homicidio.
El letrado aseguró que el encausado vive en una situación tremenda de pobreza, «ha dormido en la calle», detalló tras dejar claro que no quiere decir que lo que hizo estuviera bien, aunque reiteró que cuando menos no deja de ser «paradójico» que delitos contra el patrimonio se castiguen como un homicidio.
Los cuatro marroquíes integrantes de una banda organizada han reconocido haber perpetrado más de una docena de robos en explotaciones agrarias y casas de campo de Cózar y Almedina en noviembre de 2016 y meses después (finales de marzo y primeros de abril de 2017) en fincas de Manzanares y Valdepeñas. Se les atribuye el robo de más de 25 motores de riego, entre otras cosas.