scorecardresearch

Ciudad Real amplía sus zonas cardioprotegidas

La Tribuna
-

La capital instala siete nuevos desfibriladores en edificios como el Museo Elisa Cendreros y centros de trabajo municipales, como el cementerio, Servicio de Jardines, Mantenimiento o Limpieza

Ciudad Real amplía sus zonas cardioprotegidas

Ciudad Real pone en marcha la segunda fase del programa "Ciudad Real Cardioprotegida", que ha permitido instalar siete nuevos desfibriladores, sumados a los ocho de la primera fase. Así pues, edificios como el Museo Elisa Cendreros y centros de trabajo municipales, como el cementerio, Servicio de Jardines, Mantenimiento o Limpieza, ahora también contarán con su propio desfibrilador.

 

En total, sumando los de tipo móvil con los que cuenta el cuerpo de Protección Civil y Policía Local y los instalados en el Patronato de Deportes, la ciudad cuenta actualmente con un total de 28 desfibriladores, que el Ayuntamiento tiene a disposición de la ciudadanía.

Ciudad Real amplía sus zonas cardioprotegidasCiudad Real amplía sus zonas cardioprotegidas

 

La apuesta del Consistorio por esta iniciativa tiene que ver con los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los cuales sitúan a la insuficiencia cardíaca como uno de los tipos de fallecimientos más frecuentes. "Existe mayor probabilidad de sufrir un infarto que verte envuelto en un incendio. Sin embargo, en todos los edificios públicos siempre encontramos un extintor", ha manifestado el edil de Seguridad Ciudadana, David Serrano, quien ha explicado que hasta la fecha este servicio que apuesta por la salud de los ciudadanos ha logrado salvar una vida hasta la fecha. "Para nosotros, ya estaría más amortizada esta inversión".

 

Recordar que aquellas concentraciones multitudinarias de personas, tales como la Cabalgata de Reyes, procesiones o el desfile del Domingo de Piñata también cuentan con la protección de un desfibrilador móvil que pueden utilizar los agentes de la Policía Local y los voluntarios de Protección Civil.

El DESA es un equipo que administra una descarga eléctrica a una víctima de un paro cardíaco y permite al personal no médico salvar vidas.