scorecardresearch

La reconstrucción del suceso de La Atalaya, a últimos de mes

Pilar Muñoz
-

El fiscal jefe habla de la entidad y complejidad de tres homicidios en un año que están en fase de instrucción, en espera de algunas pruebas para su conclusión como el asesinato de Los Rosales

La reconstrucción del suceso de La Atalaya, a últimos de mes - Foto: Rueda Villaverde

Ciudad Real es una de las provincias con menor tasa de criminalidad, o lo que es lo mismo, el número de faltas y delitos por habitante, pero hay asuntos «preocupantes», un «importante número de homicidios en investigación», significa a este diario el fiscal jefe, Luis Huete, en relación a los casos Nancy, la joven que residía en Ciudad Real y fue hallada descuartizada hace un año en Santander; el crimen de una mujer en Villarrubia de los Ojos a últimos de 2020 a manos de su pareja;y el más reciente, la muerte de un intruso en una finca de La Atalaya el pasado 1 agosto. 

El jefe de la Fiscalía deja claro que Ciudad Real es una ciudad tranquila, aunque en poco menos de un año se hayan cometido hechos muy graves: tres homicidios que están en fase de instrucción y un asesinato que se enjuiciará dentro de unas semanas en la Audiencia Provincial de Ciudad Real. 

El caso La Atalaya está pendiente de una diligencia policial acordada por el juzgado instructor (número 5). Se trata de la reconstrucción de los hechos ocurridos la noche del 1 de agosto en la finca Valdelobos del parque forestal de La Atalaya, en Ciudad Real, cuando el dueño de la propiedad disparó y  mató a un intruso para «defender» su vida y bienes, según ha declarado el homicida confeso. 

La reconstrucción del suceso de La Atalaya, a últimos de mesLa reconstrucción del suceso de La Atalaya, a últimos de mes - Foto: Rueda VillaverdeCasos complejos. La reconstrucción de los hechos se va a hacer seguramente a finales de mes. Todas las causas de esta naturaleza son urgentes, sobre todo si hay una persona privada de libertad de forma provisional. «Las causas con presos hay que tratar de resolverlas con la máxima diligencia», subraya el fiscal jefe para, a renglón seguido, asegurar que es lo que hacen los jueces y fiscales de Ciudad Real pese a tropezar a diario contra la falta de medios. De ahí que aunque los casos citados son complejos, difíciles, con muchas pruebas e informes, las investigaciones van muy avanzadas y otras en camino de conclusión como es el caso de la joven Nancy Paola Reyes, de 29 años, cuyo cadáver desmembrado fue hallado hace casi un año en un zona boscosa de Santander, donde viajó con su pareja, Carlos Andrés B., un colombiano de 28 años que está preso desde entonces como presunto autor del crimen. 

Los hechos no ocurrieron en Ciudad Real y esto es una dificultad añadida en la instrucción e investigación. No obstante, hay pendiente una prueba y próxima la  conclusión del caso que también lleva el número 5.

El sumario que sí está terminado, para enjuiciar, es el del crimen Los Rosales, la muerte de un hombre a manos presuntamente de su vecino la noche del 29 de enero de 2020. Francisco Seco de Herrera, presunto autor, está en prisión desde entonces y se enfrenta a una condena de hasta 30 años de cárcel. 

En la cárcel está relativamente «tranquilo»  y deseando sentarse en octubre ante el jurado para responder de los gravísimos cargos que se le imputan. Según su abogado, Francisco Carmelo Risueño Jiménez, siempre ha mantenido la misma versión tras declararse inocente y asegurar que actuó en legítima defensa. El letrado va a tener que emplearse a fondo para demostrarlo. Pide la absolución al sostener que su cliente es inocente de los cargos que se le imputan: asesinato con alevosía. Se basa en los informes de biología respecto a las tijeras, el arma que segó la vida de la víctima. El letrado defiende que en todo caso sería un homicidio por imprudencia.

Para el fiscal, es un asesinato alevoso y pide una condena de 20 años de cárcel, que el letrado de la acusación particular, Federico Castejón, eleva a 30 años al estimar también la circunstancia agravante de ensañamiento, entre otras.  

En cuanto al crimen machista cometido en Villarrubia de los Ojos a últimos de diciembre de 2020, sigue en fase de instrucción con pruebas pendientes. En unos días el fiscal informará con más detalle en la presentación de la memoria.

 

El informe de la Científica certifica que había restos de pólvora en la mano

La Policía Científica ha entregado al juzgado el informe de residuos de disparos en el caso La Atalaya. Según ha podido saber La Tribuna, se ha entregado el resultado de la prueba realizada al encausado, que fue sometido a un examen de residuos en las manos. Según el informe, había restos de pólvora en las manos del investigado Pepe Lomas, de 77 años. Esta prueba será remitida al Servicio Común General para custodia como pieza de convicción en el juicio por los hechos ocurridos en una finca de La Atalaya propiedad del encausado, quien llamó a la Policía Nacional sobre las dos de la madrugada para comunicar que tuvo que disparar a un intruso que había entrado en su propiedad presumiblemente a robar. El informe de la Científica y toda la prueba ya están en custodia para el día del juicio. Aunque Lomas ha dicho que disparó llevado del pánico, la prueba de restos de pólvora en las manos es «decisiva» para el caso.