«Las cifras que nos llegan de España son increíbles»

Manuel Espadas
-

Nacho Plaza, jugador del AEK de Atenas, sigue con inquietud desde Grecia la evolución del coronavirus en Ciudad Real, muy preocupado por el estado de salud de su familia

Nacho Plaza, junto a su mujer y su hijo, en su domicilio de Atenas. - Foto: La Tribuna

Ignacio Plaza Jiménez (10 de enero de 1994, Ciudad Real) es uno de los pocos deportistas provinciales que está pasando estos días de confinamiento fuera de España, muy lejos de su localidad natal y de su familia. El jugador del AEK de Atenas, club al que llegaba esta temporada procedente del Magdeburgo alemán, intenta mantenerse lejos del alcance del coronavirus en su domicilio de la capital helena, junto a su mujer Mónica y a su hijo Derek, que a sus cinco años este periodo de reclusión en casa se le empieza a hacer largo. Nacho Plaza, exjugador también del Füchse Berlin y BM Ciudad Real, está viviendo esta situación entre la relativa tranquilidad de residir en un país con una afección del COVID-19 no alarmante (un millar de  contagiados y menos de un centenar de fallecidos), y una gran preocupación por las «increíbles» y aterradoras cifras que le llegan desde España y desde Ciudad Real, donde vive su familia. Por ello, todos los días se mantiene en contacto con ella, por videollamada, «sufriendo» y respirando de alivio al escuchar que las noticias no son malas, al menos en este aspecto ya que hace unos días lloraba desde la distancia el fallecimiento de uno de sus abuelos, aunque por causas ordinarias. 
En Grecia, el confinamiento y el cierre de la actividad comercial son medidas que se adoptaron incluso antes que en España, pese a que el número de afectados era mucho menor. Los griegos tienen prohibido salir de sus domicilios, aunque con medidas restrictivas más flexibles, lo que le está permitiendo, por ejemplo, salir a correr, «aunque con autorización», matiza el pivote. «En Grecia se está haciendo muy bien», dice el ciudadrealeño, en cuyo teléfono móvil todos los días el Gobierno griego envía un mensaje sobre cómo está la situación, y será de este modo cuando anuncie que se pone punto final a estas drásticas medidas. Plaza aplaude la actitud de las autoridades griegas y explica que, a diferencia de en España, el sistema sanitario en este país, muy golpeado por la última crisis económica, no estaría preparada para asumir un gran número de enfermos.
Lógicamente, las competiciones deportivas también quedaron paralizadas hace un mes. El AEK encabeza la clasificación de la liga griega (el título se dilucidaría en unos play off entre los ocho primeros clasificados) y tiene pendiente jugar la final copera después de eliminar a su gran rival, el Olimpiacos. Además, el conjunto que entrena Dimitris Dimitroulias está inmerso en los cuartos de final de la Challenge Cup, donde le espera el Potaissa Turda de Rumanía, en eliminatoria ya con nueva fecha asignada por la EHF(entre el 3 y el 7 de junio). Hace cuatro años que el AEK no logra un título, de ahí la importancia de que estas competiciones se reanuden para el conjunto de la capital helena, que esta temporada ha confeccionado un ambicioso proyecto, en el que Nacho Plaza es una de sus piezas más valiosas.
los suyos. En cualquier caso, Nacho Plaza entiende que «la salud es lo primero», por lo que no piensa de momento en la reanudación de las competiciones. Prefiere centrarse en su familia, la de Ciudad Real y la más cercana, esforzándose para que su pequeño pase los días distraído, compartiendo con él rutinas de tareas del colegio, juegos y ejercicio físico.