scorecardresearch

Las ventas en los estancos crecen por primera vez en 11 años

Hilario L. Muñoz
-

Las cifras de 2021 rompen la tendencia a la baja por el confinamiento y el menor «contrabando»

Las ventas en los estancos crecen por primera vez en 11 años - Foto: Tomás Fernández de Moya

2021 es un año de contrastes para la venta de tabacos en la provincia de Ciudad Real. Se trata del primero, tras más de una década, en que las ventas globales, en todos sus formatos, han aumentado en la provincia. Habría que remontarse a 2010 para encontrar la última vez en que aumentó este dato, justo el año previo a la entrada en vigor de la ley que prohibió fumar en interiores. 

Con todo, el incremento no basta para superar las ventas que hubo en 2019. Por este motivo, los datos más que una recuperación como tal, se trata de una cifra propia de la pandemia, del confinamiento y, sobre todo, de la ausencia de tabaco de contrabando durante esas fechas por las limitaciones que ha habido al movimiento y la mayor vigilancia de la circulación de personas en los estados de alarma, según el presidente de la Asociación Provincial de Estanqueros, Fernando Bermejo. «Se cortó todo el tabaco ilegal, no había posibilidad de llevarlo y los contrabandistas tuvieron que parar», dijo Bermejo, quien cree que las cifras ponen de manifiesto que no hay una caída año a año de los fumadores, sino que ha habido más libertad del contrabando y la pandemia lo ha aflorado. «Se demuestra la cantidad de millones de euros que se está perdiendo» por esas ventas ilegales, apuntó.

Durante 2021 se han decomisado 44.789 toneladas de picadura de tabaco ilegal, la mayoría, 44.000 en una sola operación en Manzanares donde se localizó una presunta fábrica de tabaco ilegal. Además, se han decomisado 134.460 cajetillas de tabaco en la provincia de Ciudad Real. En 2019 hubo 33 kilos decomisados de picadura y 30.030 cajetillas, lo que muestra el incremento de la labor de vigilancia realizada durante el pasado año, no solo el éxito de la operación en Manzanares. 

En cifras, durante el año pasado se vendieron 126,1 millones de euros en tabaco, sumando tanto cigarrillos como cigarros y las picaduras de liar y de papel. En 2020 fueron 124,2 y en 2019 127,7. Hace diez años, en 2011, el dato se elevaba hasta los 151,7 millones de euros. 

El aumento de ventas llega en un año en que de nuevo se habla de prohibir fumar en otro espacio, las terrazas. De hecho, en la pandemia se ha prohibido en determinados momentos, pero «como veníamos de 2020, subieron las ventas», aunque el impacto de una medida de este tipo se notará en próximas fechas. 

Bermejo explicó que el sector viene de una época con problemas económicos, la comisión por vender tabaco es «pequeña» y el descenso constante dificulta «el pago de nóminas o préstamos», pero, de momento, no se han comunicado cierres de estancos a la asociación provincial durante el pasado año.