El jurado ve asesinato en el atropello mortal de Torrenueva

HIlario L. Muñoz
-
El jurado ve asesinato en el atropello mortal de Torrenueva - Foto: Rueda Villaverde

Los nueve integrantes apoyan la tesis de la fiscalía de un atropello intencionado del hijo al padre y se apoyan en los informes, así como en la «falta de arrepentimiento» percibida en el acusado

«Por unanimidad encontramos al acusado, Cecilio Álvarez Osorio, culpable del hecho delictivo de asesinato». Estas palabras de la portavoz del jurado han supuesto el final de seis días de procedimiento y casi dos días de deliberación por las cuatro mujeres y cinco hombres que han determinado el veredicto para el parricidio de Torrenueva. Su decisión cayó con sorpresa entre los familiares del acusado y de las defensas que confiaba en que los hechos, ocurridos en la madrugada del 16 de marzo, el atropello mortal del padre de Cecilio, fuera considerado homicidio.
Hasta llegar a esa unanimidad, el jurado apuntó que ha tenido en cuenta las pruebas testificales de la Guardia Civil así como sus informes técnicos en los que «indican que el vehículo se dirige intencionadamente hacia la víctima que se encuentra indefensa y desprotegida ante la situación». Del mismo modo señalaron que el objetivo de la frenada que quedó en la calzada fue «no colisionar contra la fachada del número 30 de la calle Rana», tal y como se apuntó en los informes. Además, el jurado también ha tenido en cuenta «las pruebas testificales de los médicos forenses que demuestran que el atropello es intencionado por el orden y localización de las lesiones».
Como último aspecto señalaron que por parte del acusado no hubo «ninguna muestra de arrepentimiento ni de sensibilidad ante los hechos expuestos», algo que consideran que ocurrió «durante todo el procedimiento y ante su derecho de última palabra en su defensa». En ese momento, el pasado lunes, Cecilio Álvarez Osorio se limitó a repetir hasta tres veces: «No he cometido ningún delito». La unanimidad y los hechos lleva al jurado a no solicitar la petición de indulto para el acusado del asesinato de su padre.
Con el veredicto, la defensa ha decidido elevar su petición de pena desde el año, que solicitaba cuando calificaba los hechos de homicidio imprudente, a los ocho años, asesinato con la, calificado por el jurado en su veredicto de consumo de alcohol y drogas. Por su parte, la Fiscalía mantiene las penas que pidió en el escrito de acusación, dijo la fiscal Gema Romero del Hombrebueno. En concreto son 20 años y dos meses, por tres delitos: 19 años de prisión por asesinato con la de parentesco, acreditada también por el jurado, y el resto por los delitos de negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia y por la conducción bajo efectos del alcohol. Romero destacó que se presentó al juicio un «informe contundente» y pruebas claras que han llevado a una conclusión «unánime» por parte del jurado.
La presidenta del tribunal Carmen Pilar Catalán tendrá que dictar una sentencia en la que se «reflejará fielmente lo que el jurado ha dado como acreditado», apuntó. Catalán aprovechó la lectura del veredicto para agradecer al jurado su labor, durante casi dos días estuvieron incomunicados. «Creo que su actitud y dedicación merece todos los elogios y quiero pedirles disculpas por estos días de estrés y de estar fuera de su familia», concluyó.