Nano: «Antic era una persona muy cercana»

Eduardo Gómez
-

El ciudadrealeño coincidió con el técnico serbio en su primera campaña en las categorías inferiores del club rojiblanco, justo después del histórico doblete de la campaña 1995-96

Nano, junto a Radomir Antic en su su etapa como juvenil en el Atlético de Madrid. - Foto: LT

El fallecimiento de Radomir Antic este pasado lunes ha supuesto un duro golpe para la familia del Atlético de Madrid. En la provincia un futbolista que pudo conocer al técnico serbio es Nano Rivas, que vive estos días de cuarentena junto a su familia en su domicilio en Madrid. 
Nano Rivas llegó a la cantera rojiblanca en la temporada 1996-97, justo después del mítico doblete colchonero con Radomir Antic en el banquillo. El joven futbolista ciudadrealeño integró entonces las filas del equipo juvenil C, con el que llegó a proclamarse campeón de Liga. De aquel conjunto, que entrenaba Marcos Javier Rivas Martín, únicamente el jugador manchego llegó a Primera División.
Curiosidades de la vida, hace pocos días los integrantes de aquel equipo decidieron crear un grupo de WhatsApp y recuperar el contacto perdido casi 25 años más tarde.
Una de las anécdotas que tiene Nano de aquella temporada está ligada precisamente al preparador serbio. «Volvimos al Vicente Calderón después de jugar un torneo en Suiza. Allí estaba la primera plantilla entrenando y recuerdo que nos hicimos fotos con ellos y él estuvo muy amable».
Precisamente, esa cercanía es lo que más destaca el ciudadrealeño del entrenador serbio. «Era un hombre muy cercano en el trato, era muy buena gente. Todo el mundo que le conocía le tenía mucho cariño», explica Nano, que recuerda como si fuera ayer hacerse fotos con varios de los jugadores del primer equipo.
La estancia de Radomir Antic en la primera plantilla colchonera coincidió con la etapa de Nano en las categorías inferiores y el filial rojiblanco. 
Posteriormente, Nano comenzó a hacerse un hueco en el fútbol profesional, primero en las filas del Getafe, con el que consiguió el ascenso a Primera División para jugar posteriormente en el Betis, Valladolid y Levante, antes de emprender su aventura en el fútbol chino, donde, curiosidades del destino del mundo futbolístico, volvió a coincidir con el preparador serbio, que dirigía al Shandong Luneng de la Superliga del país asiático. 
Radomir Antic llegó en diciembre de 2012 para sustituir al holandés Henk ten Cate y aquella misma campaña Nano se marchó del Levante en invierno y puso rumbo al fútbol chino, defendiendo la camiseta del Guizhou Renhe. De esta manera, pudo enfrentarse a Radomir Antic casi 20 años después de conocerle en el seno del Atlético de Madrid, pero a miles de kilómetros.
Nano intenta ahora forjarse también una carrera como entrenador, habiendo dirigido ya al filial del Getafe, al Nástic de Tarragona en dos etapas y al KSV Roeselare belga. Su vida profesional, por lo tanto, permanece completamente vinculada al fútbol, un mundo que durante las últimas horas llora el fallecimiento de uno de sus grandes protagonistas de su etapa reciente