scorecardresearch

Nuevo máximo histórico de capital cubierto

SPC
-

Las cifras reflejan, según Agroseguro, la confianza del sector agroprecuario español en un momento de alta siniestralidad debida a los fenómenos derivados del cambio climático

Nuevo máximo histórico de capital cubierto - Foto: Valdivielso

E l seguro agrario en España ha batido varios récords históricos durante 2021, según las cifras que ha registrado Agroseguro hasta el pasado 31 de diciembre, procedentes de las 409.323 pólizas suscritas durante el ejercicio. En concreto, el capital asegurado marca un nuevo máximo histórico (por séptimo año consecutivo) y crece un 2,1% hasta alcanzar los 15.590 millones de euros. Esto supone que el valor de la producción agrícola y ganadera protegida por el seguro agrario se ha incrementado en más de 376 millones de euros.

Por producciones, aumenta el capital asegurado de varias de gran peso en el sector primario de España, como son la uva de vino (+3%), los cítricos (+2%), el conjunto de las hortalizas (+2%) o los seguros pecuarios (+2%). Además, también se han producido crecimientos muy significativos en otros cultivos, como los tropicales y subtropicales (+28%), la cereza (+19%), los frutos secos (+13%) o la planta viva y flor cortada (+11%), entre otras.

Por su parte, el volumen de la producción asegurada en 2021 superó los 40,8 millones de toneladas, tan solo una décima por debajo del año anterior. En el caso de los seguros pecuarios, en 2021 se han asegurado 328,4 millones de animales, un 4,1% más que en 2020. La superficie asegurada total el pasado ejercicio ha superado los 6,2 millones de hectáreas, un 1,5% más que en el año anterior, y la segunda más alta de la historia; esto supone alrededor de un 12% del territorio nacional. La cifra es impulsada por el crecimiento de los cultivos herbáceos (+0,6%) hasta rebasar los 4,9 millones de hectáreas cubiertas. Además, también crece la superficie asegurada de producciones como la uva de vino (+3%), el conjunto de las hortalizas +(27%), los frutos secos (+11%) o la cereza (+9%), entre otras.

En consonancia con el capital asegurado, el recibo de prima crece en la misma proporción (un 2,1%) y se ha situado en 814,5 millones de euros. Es la cifra más alta en los 42 años de historia del seguro agrario, superando por primera vez la barrera de los 800 millones de euros.

Estas cifras reflejan, un año más, la confianza del sector agrícola y ganadero en el seguro agrario, especialmente en un momento de alta siniestralidad debido a los efectos del cambio climático. El año 2021 ha estado marcado por recurrentes fenómenos meteorológicos graves como heladas, tormentas de lluvia, viento y pedrisco, inundaciones, depresiones aisladas en niveles altos de la atmósfera (DANA) o temperaturas extremas, lo que vuelve a acreditar la utilidad del seguro agrario como una herramienta de protección para preservar el futuro y viabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas.

722 millones en indemnizaciones.

Por otra parte, las indemnizaciones de Agroseguro a los agricultores y ganaderos por los siniestros registrados durante el año 2021 superan los 722 millones de euros, un 23% más que el año anterior. Este incremento se explica por la reiteración y gravedad de los fenómenos meteorológicos adversos durante 2021. El campo español ha sufrido los efectos de extremas heladas y nevadas durante el invierno (en enero descargó Filomena, nevada que fue seguida de varias jornadas de temperaturas gélidas) y el comienzo de la primavera, a las que sucedieron durante los siguientes meses intensas borrascas cargadas de viento y lluvia, inundaciones, olas de calor y  tormentas de pedrisco. Este último fenómeno se está intensificando de forma sensible en los últimos años. De constituir episodios típicamente veraniegos, ha pasado a adelantar sus primeras apariciones a la primavera temprana o incluso al invierno y a seguir causando daños ya entrado el otoño.  

Además, durante agosto y septiembre se produjeron dos depresiones aisladas en niveles altos (DANA) que causaron graves daños por su amplia extensión geográfica, afectando a una decena de comunidades autónomas al mismo tiempo.

Como resultado, 2021 se cierra con la segunda cifra más alta de indemnización en los 42 años de historia del seguro agrario, solo superada por 2012, año en que, además de otros riesgos, se vivió una grave sequía -probablemente el fenómenos con mayor potencial de daños-. Por tanto, la cifra alcanzada en 2021 resulta especialmente reseñable, ya que se ha registrado en un año con poca incidencia de daños por sequía.

En total, Agroseguro ha recibido más de 122.000 siniestros agrícolas (+34% respecto a 2020). En el caso de los seguros pecuarios, se han recibido 93.800 partes de siniestro (+1,2%), así como más 1,4 millones de avisos para la recogida y destrucción de animales muertos (-0,4%). En total, los siniestros registrados han aumentado un 1,7% hasta rozar los 1,63 millones.

Por producciones, destacan las indemnizaciones récord abonadas a los fruticultores, que en 2021 alcanzaron los 144 millones como consecuencia de las graves heladas de marzo y abril y también de los pedriscos. Asimismo, el año 2021 se ha cerrado con cuantiosos daños en las diferentes producciones de hortalizas (93,3 millones de euros), principalmente por el efecto dañinos de las fuertes trombas de agua e inundaciones; el viñedo, con una cifra histórica de indemnizaciones (83,9 millones de euros) debida al impacto de las heladas de abril y de las tormentas de pedrisco de la primavera y el verano; y los herbáceos extensivos (65,2 millones), afectados por las fuertes tormentas de pedrisco.

Por último, en el caso de los seguros pecuarios, las indemnizaciones se han situado en 144,6 millones de euros. Como partida más importante, los ganaderos asegurados en las diferentes líneas de ganado vacuno han recibido más de 54 millones.

En definitiva, los datos anteriores vuelven a reflejar los graves efectos del cambio climático sobre el campo y constatan la necesidad de contar con un seguro agrario para proteger el futuro y viabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas, manifiestan desde Agroseguro. El aumento de los fenómenos meteorológicos graves ha sido constante a lo largo de la última década, como lo pone de manifiesto la siniestralidad registrada en cuatro de los cinco últimos ejercicios (2017, 2018, 2020 y 2021), que, junto a 2012, son los años de mayores indemnizaciones en los 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados.

ARCHIVADO EN: Sector primario, España