El partido que nunca deseó el Vestas Alarcos

Manuel Espadas
-

El conjunto de Ciudad Real cae con el Torrelavega 24-26 después de presenciar la impactante lesión de su portero Adrián Torres

Adrián Torres (izquierda) habla con Óscar Ruiz. - Foto: Fotos Rueda Villaverde

El Vestas Alarcos saldó su duelo con el líder del grupo con un profundo dolor en el alma y desgarro interior. Y no fue por la derrota (24-26), sino por lo vivido sobre la pista con la grave lesión de uno de los suyos, el guardameta Adri Torres. Fue, sin duda, lo peor de un sábado negro, en lo deportivo también, pero sobre todo en lo humano. Intentaron los ciudadrealeños brindarle una victoria a su compañero caído, y se desfondó para lograrlo hasta el último momento, exigiendo al Torrelavega mostrar su mejor versión, pero se tuvo que conformar con caer con la cabeza bien alta en un día muy difícil para todos.

Después de un primer cuarto de hora con equilibrio en el marcador, gracias sobre todo a la gran aportación entre los tres palos del propio Adrián Torres, el conjunto cántabro cogía la delantera con un juego eficaz en ataque, encontrando casi siempre buenas situaciones de lanzamiento. Todo lo contrario que un Alarcos que tenía que masticar mucho su ataque para buscar hueco en el 6-0 visitante. Los cántabros se escapaban en el marcador 6-9 y Javier Laguna paraba el partido para intentar corregir lo que estaba pasando. Un tiempo muerto eficaz, ya que desde entonces el Vestas Alarcos mejoró mucho su rendimiento atrás, mientras que arriba la salida de Álex Plaza hacía mucho daño a los de Álex Mozas.

La reacción manchega fue fulgurante, con un parcial de 5-0 que volteaba la situación (11-9, minuto 26). Las rotaciones no le habían sentado bien a un Torrelavega que sufría en la pista y se encomendaba a la inspiración del veterano Dani Hernández, ante un Alarcos encendido en defensa y un Adri Torres espectacular (10 paradas en el primer periodo), aunque con la mala noticia de la segunda exclusión para ‘Jota’ Serrano. Un gol de Colunga en la última acción de la primera parte dejaba el marcador en 12-11, con buenas sensaciones para los de Ciudad Real.

AlarcosAlarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde

En la reanudación el manotazo en la mesa lo daba el Torrelavega, con un Alonso Moreno inspirado desde su lateral derecho. Un parcial de 0-3 (12-14) obligaba otra vez a Javier Laguna a posar su tarjeta verde en la mesa de cronometradores. Pero esta vez no hubo reacción y el Torrelavega siguió haciendo sangre, hasta un parcial de 0-6 (12-17, minuto 37) con un Alarcos desaparecido.

Casi a la desesperada, Laguna ordenaba jugar con siete en ataque, con Serrano y el canterano López-Tola incrustados como pivotes. Precisamente, el joven del filial hacía el primer gol en juego de los locales en esta segunda mitad casi a los once minutos (15-18).

Pero entonces llegó uno de los instantes más dramáticos que se recuerdan en el Quijote Arena, por no decir el que más. Isidoro Martínez lanzaba desde su campo en saque de centro y el meta del Alarcos Adri Torres, al intentar detener el balón corriendo desde la zona de cambio, impactaba con un poste, con espeluznantes gestos de dolor, mientras su compañero Lucas Grandi le abrazaba para impedir que se mirara el estado en el que había quedado su pierna derecha, con una gran herida a la altura de la tibia. Los servicios médicos del Alarcos no lo dudaban un instante y llamaban con urgencia a una ambulancia, que minutos después se presentaba en el pabellón para llevarse al joven portero madrileño, bajo el aplauso de los aficionados. Fueron minutos de tensión, silencio y miedo, en los que sólo se escuchaban los lamentos del meta local, con sus compañeros y rivales visiblemente impactados, en estado de shock. Lo que pasara en el partido desde ese fatídico minuto 43, poco iba a importar.

AlarcosAlarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Media hora después de este escalofriante instante y con 16-18 en el marcador, se reanudaba el juego, y lo que pasó fue que el líder no tenía compasión de un Alarcos que, pese a lo vivido con la lesión de uno de los suyos y a verse siempre abajo en el marcador, luchó hasta la extenuación, llegando incluso a poner contra las cuerdas a su rival (24-25), en un final de partido frenético, caliente y con un arbitraje muy protestado por los locales.

Al final, derrota en el Quijote Arena que deja al Alarcos muy ‘tocado’ de cara a la segunda fase de ascenso, aunque eso, hoy, era lo de menos. En dos semanas, visita a Burgos con sólo 4 puntos en su casillero.

 

AlarcosAlarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde

FICHA TÉCNICA:

VESTAS ALARCOS. Torres (11 paradas), Almansa (2), Grandi (3), Palacios (2), Mach (9, 5p), Serrano (1), Mora -siete inicial-; Óscar Ruiz (4 paradas), Asensio (1), Robles (1), Barricart (1), Berbel, Plaza (3), Navid, Ocaña y López-Tola (1).

TORRELAVEGA. Santana (15 paradas), Moreno (7, 4p), Prieto (3), Gallego (4), Isidoro Martínez (7), Cangiani (1), Casanova (2) -siete inicial- Ábalos, Crespo, González, Lombilla, Serrano, J. C. Hernández, Colunga (1), Dani Hernández (1) y Urrutia (1 parada).

AlarcosAlarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde

ÁRBITROS. Escoda Pérez y Álvarez Boixaderas. Ecluyeron a Serrano (2), Almansa, Asensio, Mach, Mora y al entrenador Javier Laguna; Casanova (2), Ábalos, Isidoro Martínez y Serrano. Roja directa a Isidoro Martínez (56’)

PARCIALES. 1-1, 3-3, 6-6, 6-9, 10-9, 12-11 (descanso); 12-15, 14-17, 17-20, 19-22, 20-25 y 24-26.

INCIDENCIAS. Partido aplazado de la jornada 15 en el Grupo B de la División de Honor Plata Masculina. Pabellón Quijote Arena con unos 300 aficionados en las gradas.

AlarcosAlarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Más fotos:

Alarcos
Alarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Alarcos
Alarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Alarcos
Alarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Alarcos
Alarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde
Alarcos
Alarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde
El partido que nunca deseó el Vestas Alarcos
El partido que nunca deseó el Vestas Alarcos - Foto: Fotos Rueda Villaverde