Mancha Occidental pasa a 'alerta' pero siguen los recortes

Hilario L. Muñoz
-

El presidente de la CHG explica que estas masas han salido de 'emergencia' por el aumento de los acuíferos previo a primavera, aunque sólo en 'prealerta' se evitarían las restricciones

Mancha Occidental pasa a ‘alerta’ pero siguen los recortes - Foto: Pablo Lorente

La Mancha Occidental ha salido de la situación de ‘emergencia’ en que se encontraba desde noviembre del pasado año para situarse de nuevo en la situación de ‘alerta’. Así aparece publicado en el informe mensual de la situación de sequía y escasez que realiza la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y que con fecha 1 de febrero sitúa la Unidad Técnica de Explotación, la correspondiente a la zona de La Mancha Occidental, en ese estado basándose en la situación de los acuíferos. Se trata de un cambio que no conlleva modificaciones en las reducciones del riego que fueron aprobadas a finales de año pasado y donde se marca que es necesario subir un escalón más, llegar al nivel de ‘prealerta’, para incrementar el agua que pueden usar las diferentes masas de agua para sus riegos.
El presidente de la Confederación, Samuel Moraleda, explicó en declaraciones a La Tribuna que «la recuperación ha sido mínima» y se trata de un aspecto con el que ya se contaba desde la institución. «Los niveles de los acuíferos hacen una especie de curva senoidal que tiene una punta, la máxima expresión, en primavera, en el sentido de que es cuando más altos están los niveles piezométricos, y luego hay una curva descendente, que se alcanza en otoño». Por este motivo, Moraleda señaló que se está ahora mismo «en el pico» y se trata de algo previsto por el organismo de la cuenca del Guadiana.
«Pasamos a escenario de ‘alerta’ pero no cambia nada porque como ya dijimos para terminar los ajustes que se aprobaron en Junta de Gobierno hay que pasar a escenario de prealerta», señaló de forma gráfica. En su opinión ese escalón más se alcanzará «difícilmente», solo en caso de que «haya episodios de lluvias importantes en lo que queda de invierno y en la primavera». A modo de ejemplo, en los actuales escenarios aprobados en el nuevo plan de sequía no se ha salido en ninguna ocasión del escenario de ‘alerta’.
«Por lo tanto los ajustes se mantienen en las tres masas de agua Mancha Occidental», resumió Moraleda, pero también en la otra zona de Gigüela-Záncara, que sigue en situación de ‘alerta’. El presidente de la CHG expuso a los agricultores y organizaciones agrarias que la Confederación «debe hacer gestión y proteger otros usos» para el agua, no solo los dedicados a la agricultura. En este sentido, señaló que desde la organización «se siguen las directrices del plan de sequía que se tiene aprobado» y que marca que «en situaciones de sequía y escasez hay que anticiparse para minimizar los posibles efectos negativos sobre el medio ambiente».