Atienden a 45 personas, 12 trasladadas a Urgencias

Pilar Muñoz
-

El jefe de esta agrupación de voluntarios asegura que la feria ha sido «muy tranquila» tras aclarar que han asistido a menores intoxicados por ingesta de alcohol, pero no comas etílicos

Atienden a 45 personas, 12 trasladadas a Urgencias

La Feria y fiestas patronales que finalizaron anoche han sido de las más «tranquilas» de los últimos años  por las medidas de seguridad adoptadas, porque ha habido mayor presencia policial y quizá también porque ha habido menos gente que hace años. Es la evaluación del jefe de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Ciudad Real, José Luis Espadero, unas horas antes del fin de fiestas con el espectáculo de fuegos artificiales en el ferial.  
Más de noventa voluntarios de Protección Civil han prestado servicio 86 horas en el recinto ferial y hasta el penúltimo día de feria han atendido 45 incidencias, 12 requirieron que la persona fuera trasladada a Urgencias del Hospital General de Ciudad Real por diversas  causas como un dolor abdominal y  traumatismos. Los voluntarios de Protección Civil igualmente han prestado asistencia a un par de menores por intoxicación etílica. En este sentido, el jefe de la Agrupación de Voluntarios aclara que en ningún caso han sido comas etílicos tras  considerar que hay ciertos medios que hablan con «demasiada ligereza» al respecto. Recalca que un coma etílico es muy grave y asegura que en más de 30 años que está en la agrupación no ha visto caso alguno. «Un coma etílico es un estado profundo de inconsciencia muy  grave y no se puede equiparar con una pérdida de conocimiento», indica Espadero, quien remarca que en la feria no ha habido caso alguno de coma etílico (estarían en la UCI) y se puede crear una alarma social innecesaria por una situación que no es real. En este contexto, dice que este año ha disminuido el número de menores que ha solicitado ayuda, bien porque hay menos que beben alcohol o porque no acuden a Protección  Civil ni a otros servicios de emergencia. «Cuando se intoxican por ingesta de alcohol no acuden en exceso a los voluntarios de Protección Civil sin tener en cuenta que necesitan esa  asistencia sanitaria para evitar que la cosa vaya a más e incluso se pueda complicar»,     subraya José Luis Espadero.
Hecha la salvedad, el jefe de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil asegura que la feria ha sido «muy tranquila». La mayoría de las asistencias prestadas por los voluntarios de esta agrupación ha sido por pequeñas heridas, cortes, rozaduras, esguinces y algún traumatismo un poco mayor.
«Ha habido más medidas de seguridad, más agentes, más reuniones, más logística, pero también ha cambiado el hábito de diversión de la gente. Hace 30 años había más gente que ahora. Salía menos personal de vacaciones, las atracciones no eran tan asequibles, ahora hay en todos los sitios, aparte de los parques de atracciones. Entonces no se podía caminar por el recinto ferial», afirma Espadero tras remarcar que «todo influye y todo suma» en alusión a la ausencia de incidentes de  gravedad e incluso leves desde el punto de vista numérico.  
Lo que no cambia es la capacidad de entrega y disposición de los voluntarios de la Agrupación de Protección Civil de Ciudad Real. Este año han estado en su puesto fijo del ferial, con una ambulancia y 92 voluntarios para atender a las personas que han acudido a ellos.
Fuegos artificiales. Aparte de la asistencia sanitaria, han hecho controles con motivo de los fuegos artificiales dentro del dispositivo de seguridad. Desde hace años, como marca la ley, «se adoptan medidas muy férreas de protección y prevención. «Se mide el radio de acción, la distancia entre el público y el punto de lanzamiento del cohete de mayor calibre que se lanza». Alejan aún más a la gente para evitar riesgos, explica el jefe de la Agrupación de Protección Civil, que ayer por la mañana estuvo con la Policía Local con el fin de marcar el perímetro de seguridad para los fuegos artificiales.