scorecardresearch

Condenan a Mestanza por convertir una senda en camino

Efe
-

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Nº 2 de Ciudad Real obliga al Ayuntamiento a restituir la situación al estado anterior de las obras en cuanto a anchura y trazado se refiere y le condena al pago de las costas

Condenan Mestanza por convertir una senda en camino

 El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Nº 2 de Ciudad Real ha estimado el recurso de dos particulares que se alzaron contra la actuación del Ayuntamiento de Mestanza de convertir una antigua senda de herradura en un camino de amplias dimensiones.

El Juzgado, según la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, obliga al Ayuntamiento a restituir la situación al estado anterior de las obras en cuanto a anchura y trazado se refiere y le condena al pago de las costas.

La sentencia recoge como los Agentes Medioambientales denunciaron esta actuación, pues supuso "la apertura de un tramo nuevo de unos 1.164 metros lineales donde no había capa de rodadura, descuajando y roturando toda la vegetación presente para ello".

También se habían repasado 1,13 kilómetros del camino de Solanilla del Tamaral-La Solana, en una zona no solicitada y sin autorización alguna, "obviando el condicionado emitido".

Los Agentes Medioambientales denunciaron al Ayuntamiento por presunta infracción de la Ley de Montes de Castilla-La Mancha y según la sentencia, su actuación "fue desorbitada" afectando a tramos de terreno que no se corresponden con el dominio público, careciendo de titulo que amparara tal actuación administrativa.

El abogado de los propietarios afectos, Santiago Ballesteros, ha explicado a Efe que la actuación municipal convirtió un camino de una anchura de un metro en "una autopista en medio del monte con un anchura en algunos tramos de hasta 7 metros".

Con ello afectó a los propietarios de dos fincas colindantes que acudieron a la justicia al ser privados de parte de su propiedad, "sin que se les expropiara ni se les compensara por la utilización de terrenos privados".

Además, Ballesteros ha señalado: "Se abrían tramos de tráfico rodado donde antes no existían, en el marco de un espacio protegido, como es el Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona y de dos propiedades privadas que no habían autorizado dicho tránsito".

La obra, ha comentado el abogado, se realizó en una zona que forma parte de la Red Natura 2000, sin que se realizara evaluación de impacto ambiental.

Ballesteros ha valorado muy positivamente la sentencia y ha lamentado que no se atendieran los requerimientos previos en la vía administrativa e intentos de solución extrajudicial, forzando a sus clientes a acudir a los tribunales.