scorecardresearch

Ciudad Real gana la batalla demográfica provincial en 2020

Hilario L. Muñoz
-

El año del COVID sirve para que la provincia reciba a más personas llegadas de otras provincias y países que ciudadrealeños partieron para buscar fortuna

Ciudad Real gana la batalla demográfica provincial en 2020 - Foto: Rueda Villaverde

La crisis sanitaria provocada por la pandemia ha ahondado algunos de los elementos de la crisis social y demográfica de España. La mortalidad ha aumentado a cifras récord debido al SARS-CoV-2 y la natalidad se ha reducido. Se trata de dos hechos ya conocidos, pero con todo ha dejado algunos datos positivos para la provincia, al haber un cambio de tendencia muy marcado desde hace años. 

En este sentido, 2020 quedará como el primer año desde 2009, en que Ciudad Real gana la batalla demográfica al resto de provincias españolas. Esto es, llegó más gente de fuera de la que se marchó de aquí. Se trata de un tema clave para mantener la población, tras años en que la cifra de habitantes no ha dejado caer. En concreto, la relación entre las personas que se han ido a otras provincias y las que han llegado, deja un dato positivo de 0,5 personas por cada mil, unas 200 más, según los datos sobre fenómenos demográficos publicados por el Instituto Nacional de Estadística.  

El dato puede parecer menor, pero hay que tener en cuenta que en los últimos años, esta comparación se traducía en unos mil habitantes menos al año, con su punto álgido en 2015, cuando la cifra fue de 5,28 habitantes perdidos con otras provincias por cada mil, más de 2.000 personas. Solo el año pasado, Ciudad Real perdió unos 1.200 habitantes en este ir y venir.

Detrás de este dato hay un fenómeno demográfico que afecta a muchas otras provincias de la llamada España vaciada, como por ejemplo Segovia, Burgos, Ávila, Salamanca o Albacete y Cuenca. En todas ellas la estadística pasa de negativo a positivo en los datos del INE. Se trata de una muestra de cómo el COVID ha implicado que las personas permanezcan en sus residencias y los fenómenos migratorios entre provincias queden paralizados de momento y señalan ese retorno a pequeños municipios por los ERTE y el teletrabajo. 

En el caso de Ciudad Real este dato se combina con el hecho de que el saldo con el exterior es positivo por segundo año consecutivo, con 2,36 habitantes ganados por cada mil habitantes. Ciudad Real ganó un millar de personas llegadas del extranjero aproximadamente, pese a las restricciones de la pandemia. En el año 2019, el dato fue mayor, 4,45, rompiendo una racha negativa que duraba una década.  

Con todo, habrá que esperar para saber si estos datos positivos, logran paliar los efectos del aumento de fallecidos de coronavirus y la caída de la natalidad que también apuntan los datos demográficos. De hecho, las cifras globales señalan que el saldo vegetativo es negativo en la provincia, hay 3.515 muertes más que nacimientos, por lo que Ciudad Real perderá en el dato definitivo a 1 de enero de 2021, aún no se ha hecho público, unos 2.000 habitantes. En esta ocasión será fruto en exclusiva de la pandemia, que ha afectado a otros mecanismos como la natalidad, ya que los 3.412 nacimientos registrados, suponen la menor cifra de la historia en la provincia, como las 6.927 implican el mayor dato de la historia.