scorecardresearch

Los juzgados 'puros' anotan un singular aumento en civil

Pilar Muñoz
-

Microcréditos y supresión de tasas judiciales, principales causas de que los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción 1, 2, 6 y 7 de Ciudad Real soporten una carga de trabajo muy elevada y estén señalando juicios a dos años vistas

Imagen de los pasillos de las salas de vistas de los juzgados con restricción de aforo por la pandemia - Foto: Rueda Villaverde

Los cuatro juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Ciudad Real 'puros' van a cerrar el año con un «extraordinario» aumento de asuntos de orden civil y una carga de trabajo que supera los parámetros establecidos por el Consejo General del Poder Judicial.

Los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción números 1, 2, 6 y 7 de Ciudad Real que no tienen exención alguna y denominados, por tanto, 'puros' van a acabar el año 2021 con más de 1.200 asuntos de ámbito civil, cifra que excede, en mucho, los módulos de entrada de nuevos asuntos por juzgado y año establecidos por el Poder Judicial, cerca de un 77 por ciento más.

Los asuntos de orden civil se han incrementado más de un 30 por ciento respecto a 2019, ya que  2020 no es referente por la pandemia, indica a La Tribuna el juez Antonio Mejía, titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ciudad Real.

De ahí que en algunos juzgados de Primera Instancia e Instrucción 'puros' se esté señalando juicios a dos años vista. Casi todos ya están designando vistas para últimos de 2022, el número 1 está a punto de saltar a 2023 y otros ya lo han hecho. «Todos tienen una pendencia de en torno al año», lamenta el juez Mejía, resignado como sus compañeros ante la nula respuesta del Ministerio de Justicia a las demandas de incremento de la planta judicial.

Tendencia alcista. El incremento progresivo de asuntos civiles se debe a varias causas, una de ellas la supresión de las tasas judiciales a juzgar por la curva de ingresos a partir de 2015 con la entrada en vigor del decreto ley que derogó la Ley de Tasas.

Los meses de pandemia también pueden estar detrás de dicho incremento por los retrasos originados. En cualquier caso, la supresión de las tasas judicial parece el principal motivo. A modo de ejemplo, el juez Antonio Mejía dice que están celebrando juicios por cantidades ínfimas de dinero: 150 euros, 212, 214 ... Estos años atrás se concedieron muchos microcréditos, online y por teléfono, y ahora se están reclamando. Los vulgarmente conocidos como fondos buitre también sobrecargan los juzgados. Se trata de microcréditos de cantidades muy pequeñas y las compañías van a juicio aunque la cuantía sea ínfima.

Por fortuna, el número de ingresos de asuntos de ámbito penal es inferior al de hace unos años, entre otras cosas, por la reforma de 2015 respecto a delitos sin autor conocido. Además, «Ciudad Real es una ciudad relativamente tranquila y no se producen grandes delitos. Se dan hechos delictivos de tráfico de drogas en su mayoría sin importancia, robos, hurtos...», pero no es ajena a delitos contra la vida. «Por desgracia se comete algún homicidio o asesinato como el crimen de los Rosales en enero de 2020, ya enjuiciado y sentenciado, y el de la Atalaya este verano que aún no se ha juzgado», indica el juez Mejía, quien lamenta que siga habiendo muchos casos de violencia de género. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Ciudad Real tiene la competencia en esta materia y, a juicio del magistrado Antonio Mejía, tendría que dedicarse en exclusiva a estos casos.