scorecardresearch

DO La Mancha vendió en primer semestre un 19% más que en 2021

EFE
-

Los datos primaverales del informe del Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMV) sobre las exportaciones detallan que abril de 2022 fue" el mes más elevado de la serie histórica en términos de valor, alcanzándose los 251,2 millones de euros"

La promoción del vino y la DO La Mancha, en curso de verano

La Denominación de Origen (DO) La Mancha ha comercializado en el primer semestre de 2022 un total de 25,5 millones de litros envasados, lo que se traduce en unos 34,3 millones de tirillas expedidas para botellas de 0,75 centilitros, que supone un incremento del 19,07 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Según estos datos, la DO interpreta que el consumo nacional, tanto en el hogar como en hostelería, ha sido clave para obtener unas cifras tan positivas, ha informado la Denominación en nota de prensa.

No obstante, el contexto internacional, vital para una denominación de origen con vocación claramente exportadora como es La Mancha, hace que se deba ser todavía muy precavido en espera de la evolución de los próximos meses, siendo especialmente importante el último trimestre del ejercicio, que coincide con la campaña de Navidad, cuando se suele producir un sustancial aumento de la demanda.

Por otro lado, la DO ha señalado que, aunque los datos primaverales del informe del Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMV) sobre las exportaciones detalla que abril de 2022 fue" el mes más elevado de la serie histórica en términos de valor, alcanzándose los 251,2 millones de euros", es conveniente interpretar los datos con moderación.

Esta prudencia, asegura la Denominación , se debe a un contexto mundial inestable para el sector del vino, que no es ajeno a la incertidumbre de la inflación, la escalada de precios de los carburantes y la paralización traumática de los mercados exteriores en zonas como Europa del este, marcada por la guerra de Ucrania.

En este sentido, es preciso aún observar la evolución y consecuencias en medio plazo en aquellas zonas con evidente influencia comercial ligados al mercado ruso como son los países bálticos: Letonia, Lituania, Estonia o la propia Bielorrusia.