scorecardresearch

El COVID redujo las atenciones por ictus a los casos graves

Hilario L. Muñoz
-

El miedo al contagio, durante la primera parte de la pandemia, hizo que los pacientes con dolencias leves no las notificaran, pese a tratarse de una de las principales causas de muerte

El COVID redujo las atenciones por ictus a los casos graves - Foto: Rueda Villaverde

El COVID fue la causa de que se redujera el número de pacientes atendidos por ictus durante la parte más difícil de la pandemia. Así lo indica el Jefe de Neurología en el Hospital General La Mancha Centro, Enrique Botia, quien explicó que, «durante la primera ola de la pandemia se redujo en torno a un 10 por ciento el número de pacientes con ictus que acudieron a las urgencias hospitalarias». Se trató de pacientes que llegaron con afecciones «más graves, en muchos casos asociados al SARS-CoV-2 y con mayor número de complicaciones trombóticas». Para el jefe de Neurología, la reducción se debió a que aquellos «pacientes con ictus leve o con ictus transitorio no acudieran durante ese periodo a los servicios de urgencias, quizá por temor al contagio y por la saturación de los servicios de urgencias».

Botia explicó que no hay vinculación demostrada entre el COVID y un aumento de ictus, pese a que la infección, al afectar «al endotelio vascular» sería normal que «se produjera un mayor número de ictus». «Los datos que disponemos de la región de finales de 2021 y principios del año 2022 muestran una incidencia de casos de ictus similar o muy ligeramente superiores a las cifras prepandemia», lo que implica unas 5.200 personas afectadas en la región y unas 1.300 en la provincia. «La implantación de un registro centralizado de los ictus que se atienden en nuestra región, incluyendo los que se atienden a través del circuito de código ictus y fuera de este, mejoraría la exactitud de los datos para detectar cualquier incremento en la frecuencia o gravedad del ictus, sea en relación con la pandemia o por otras causas», dijo.

La atención temprana es clave para atender un ictus, una de las principales causas de muerte en España, para lo que se creó el Código Ictus, un procedimiento regional para garantizar terapias que prevengan el daño. En 2021 se atendieron 128 códigos ictus en el Hospital Mancha Centro y se estima que se atendieron unos 320 en la provincia, realizándose alrededor de 100 tratamientos con trombolisis intravenosa.

La hipertensión sigue siendo el factor de riesgo más importante de ictus y se relaciona además con que se produzca un ictus más grave con peor pronóstico. «El mal control de la hipertensión condiciona un mayor riesgo a medio o largo plazo, pero es difícil observar un efecto significativo en el número de ictus a corto plazo». Además, «en los últimos tres años se ha registrado un aumento del número de ictus en personas jóvenes, con un incremento superior al 30% en menores de 50 años». En este caso influye un aumento del sedentarismo, la obesidad, la hipertensión arterial, cardiopatías y el abuso de sustancias psicoactivas, entre ellas la cocaína, aunque no hay datos de «la frecuencia de los ictus asociados al abuso de sustancias en la región».