scorecardresearch

La enfermería como ciencia y arte

Hilario L. Muñoz
-

Cuatro enfermeras de la provincia se embarcan en la literatura con su participación en el libro '101 relatos de la enfermería'

La enfermería como ciencia y arte - Foto: Rueda Villaverde

Uno de los grandes nombres de la enfermería, Virginia Henderson, decía que la enfermería debía entenderse como un arte y como una ciencia. El arte del cuidado es al que apela el libro 101 relatos de la Enfermería, una recopilación realizada a modo de homenaje en toda España y en la que Ciudad Real tiene un apartado muy especial, al aportar la visión de cuatro enfermeras, con una historia cada una, en la que tratan de dar a conocer algunos aspectos más desconocidos sobre la profesión. «Todos los relatos tienen un tinte de enfermera muy especial, alegre y fácil de leer», señaló Ana Ruiz, una de las enfermeras ciudadrealeñas, aunque trabaja en Madrid, y que ha sido uno de los rostros de la labor de la profesión en pandemia, al entregar el Goya 2020 a la Mejor Película, en la gala del confinamiento. «Hemos aportado un grano de arena en un libro que promete y donde hay muchas personas que han escrito y han dado mucho», dijo, por su parte, Rosa Marca, enfermera de la UCI de Ciudad Real, que con este libro se embarca, por primera vez, en la literatura. 

El texto de Marca habla sobre tres enfermeras que durante la Guerra Civil fueron fusiladas en un hospital de campaña. «Sobre ellas ya se ha escrito un libro, Las Princesas del Martirio, de Concha Espina», por lo que su intención fue meterse en el pensamiento de una de ellas, «cualquiera de las tres», en ese día. 

La enfermera del quirófano del Hospital General de Ciudad Real, Gema Granados, narra una historia sobre un matrimonio cuyo deseo es tener una familia numerosa, pero no lo consiguen. «Ese deseo que ha ido acumulando de ser madre» acaba teniendo como salida su labor como enfermera, cuidando a personas en todo el mundo, hasta que se hizo mayor y muere. En ese momento arranca la historia de su alma, adaptada a un gato, y que busca analizar el conocido como el 'gato enfermero', un animal real de una clínica veterinaria y que acompaña a «los animales graves que llegan al centro». La incursión de Granados en esta historia es la primera vez que lo hace a partir de un tema. 

Mientras, Virginia Soto, del hospital de Alcázar, realiza un relato en el que hablar sobre María Teresa Miralles y que es una persona que ha unido filatelia y enfermería, para mostrar una historia sobre el papel de la profesión en guerras o pandemias. «El relato hace honor a su figura, con una profesora de la universidad que busca transmitir su pasión a sus alumnos». 
Soto es, con la última de las ciudadrealeñas que participa en este libro, Ana Ruiz, alguien que ya había escrito otros relatos. Ruiz, que habla en este libro sobre Gabriela Bosis. La intención es hacer un relato sobre «la enfermedad mental».