El 'banco malo' mantiene a la venta casi 250 inmuebles

D. R.
-

El 75% de las propiedades que la Sareb acumula en Ciudad Real corresponden a viviendas, aglutinando la capital y su área de influencia el grueso de estos locales a consecuencia del 'boom' de la construcción.

Una vivienda ofertada por la Sareb en Ciudad Real. - Foto: Pablo Lorente

Su nombre oficial es Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), si bien popularmente se la conoce como el ‘banco malo’. Esta sociedad anónima constituida en la segunda mitad de 2012 a causa de la crisis económica de esa época y, sobre todo, al estallido de la burbuja inmobiliaria, mantiene su actividad en el conjunto del país y solo en la provincia de Ciudad Real tiene cerca de 250 inmuebles a la venta, en concreto 243. El grueso de esta cifra, con un total de 180, se refiere a inmuebles de uso residencial, esto es, viviendas y algunos garajes, lo que supone casi tres de cada cuatro. Del resto, 51 son solares para construir y 12 son inmuebles para uso terciario, en su mayoría locales comerciales y naves industriales para empresas.
Según los datos hechos públicos por la Sareb, el mapa de inmuebles del ‘banco malo’ en la provincia de Ciudad Real tiene su principal foco en la capital y su área de influencia, mientras que en Puertollano, la segunda ciudad en número de habitantes, la presencia de la Sareb es prácticamente inexistente con tan solo cuatro solares a la venta.
En el caso de la capital, la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria ofrece 180 viviendas, seis inmuebles para uso terciario y cinco solares. Asimismo, municipios de su área de influencia como Carrión de Calatrava o Pozuelo de Calatrava también cuentan con un destacado stock de la Sareb, con 38 viviendas el primero y 30 el segundo. Le siguen, por este orden, Tomelloso con 20, Malagón con 14 y Valdepeñas con una docena.
En cuanto a oferta de suelo, Pozuelo de Calatrava se lleva la palma al ofertar 28 inmuebles, más de la mitad de todo el stock de la provincia ciudadrealeña, seguido muy de lejos por los seis de Valdepeñas y los cinco de la capital.
Los precios por estos inmuebles son muy variados. En cuanto a los de uso residencial, el de mayor cuantía se encuentra en Villarrubia de los Ojos, por 97.000 euros. Se trata de un piso de 225 metros cuadrados distribuidos en dos dormitorios y dos baños, en una zona residencial de esta localidad. Por contra, hay ofertas de viviendas por poco más de 30.000 euros en varias localidades y alquileres de plazas de garaje por 60 euros al mes en la calle Borja de la capital, detrás del Mercado Municipal de Abastos.
Por su parte, el precio de los inmuebles ofertados por el ‘banco malo’ destinados a uso terciario no están publicados en su página web, puesto que son «a consultar», y respecto al de los solares ocurre lo mismo en todos los casos.
burbuja inmobiliaria. Para el presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Ciudad Real, Emilio Sánchez, esta cantidad de inmuebles a la venta en la provincia por parte de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria tiene su origen en la anterior crisis económica y, sobre todo, en la burbuja inmobiliaria, que tuvo en la capital y su área de influencia un mayor impacto.
Según Sánchez, la explicación para que la gran mayoría de los inmuebles ofertados por la Sareb se ubiquen en la capital y localidades de su alrededor se debe al boom de la construcción, que se centró en Ciudad Real debido al ser la capital y estar bien comunicada pero también a municipios cercanos «que eran una alternativa al ser más baratos». «Pero al estallar la burbuja, se dejaron de vender», dice el presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad y añade que en Puertollano apenas hay stock de la Sareb porque «no había necesidad de vivienda, sino que para invertir se compraba en la capital».