scorecardresearch

Martín Davila: "Podemos dar mucho más"

Eduardo Gómez
-

El extremo gallego del Alarcos espera romper la dinámica negativa de resultados este sábado (18.30 horas) en el Quijote Arena ante el Ibiza

Martín Davila, en el encuentro de Copa del Rey ante el Atlético Valladolid. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Martín Davila fue una de las incorporaciones del Balonmano Alarcos para esta temporada. El extremo gallego, que llegó a Ciudad Real procedente del Teucro de Pontevedra, sufrió una lesión en verano y eso le impidió realizar la pretemporada con normalidad, aunque con el paso de las jornadas se va mostrando más asentado en esa posición de extremo derecho.

El conjunto alarquista vuelve al Quijote Arena este sábado (18.30 horas) para recibir al Ibiza con el ánimo de romper una dinámica de tres derrotas en Liga y una en Copa del Rey. "Llevamos un par de partidos en el que no hemos mostrado nuestro juego. Podemos dar mucho más y estamos todos trabajando para que esto cambie. Esta semana hemos podido trabajar bien, estamos ya casi todos y eso es un plus en los entrenamientos, que se notará en el partido."

En cuanto al rival, el Ibiza, llegará a Ciudad Real tras encadenar cuatro victorias en Liga, "pero jugamos en el Quojote Arena y hay que romper esas rachas. Nos da igual que sea el Ibiza que el Puerto Sagunto, tenemos que ganar a quien venga y en la racha que venga".

Entre las claves del encuentro, además de frenar el juego del central Bodí y del pivote, considera también crucial "evitar las pérdidas de balón y no fallar lanzamientos. Debemos jugar con cabeza y haciéndolo así, todo saldrá bien".

El extremo gallego recuerda que "necesitamos a nuestra afición porque en casa debemos hacernos fuertes. Aquí hay que conseguir la mayor cantidad de puntos posibles y ya veremos hasta dónde llegamos en la clasificación".

En lo personal, y a pesar de arrastrar problemas en los dedos y en los isquios, cree que "voy cogiendo ritmo y espero que todo vaya mejor". En estos primeros meses en el Alarcos, advierte que "hay un vestuario de diez, es increíble. Todos vamos a una y eso ayuda un montón. Tenemos un buen grupo y todos queremos lo mismo, que es ganar. Tanto en el gimnasio como en los entrenamientos vamos a muerte".