"En Ciudad Real la sociedad es muy proclive al Ejército"

Pilar Muñoz
-

El teniente coronel del Bhela-I y comandante militar de Ciudad Real, José Manuel Galvañ, dejará la base en septiembre tras estar al frente de la unidad de la base 'Coronel Sánchez Bilbao' de Almagro desde 2017

"En Ciudad Real la sociedad es muy proclive al Ejército" - Foto: Rueda Villaverde

El próximo 6 de junio se conmemora el cuadragésimo aniversario de la creación del Batallón de Helicópteros Ligeros de Ataque I, unidad de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra con sede en la base ‘Coronel Sánchez Bilbao’ de Almagro. Desde septiembre de 2017 ha estado al frente de la unidad el teniente coronel José Manuel Galvañ Bonmatí, y bajo su mando ha culminado la entrega de los 24 helicópteros Tigre, la modernización de las instalaciones de la base y, por primera vez, un militar español del Ejército de Tierra ha liderado un grupo táctico multinacional de fuerzas aeromóviles. Está previsto que Galvañ Bonmatí deje la base en septiembre tras unos años intensos pero muy fructíferos.


Este año se cumple el 40 aniversario de la creación del Batallón de Helicópteros de Ataque I ¿Qué están organizando para conmemorarlo?
La unidad se creó en 1980 e inició su andadura en Madrid, en la antigua base de Los Remedios, que era la base principal de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra. El traslado a Almagro no se produjo hasta 1983, pero empezamos a contar desde la creación del batallón aunque al principio estuviera en Madrid. Entre las cosas extraordinarias que estamos haciendo ha sido instalar nuestro tradicional belén fuera de la base, en el Museo Elisa Cendrero. Los ciudadanos han podido ver el belén y el museo, que vale mucho la pena. También hemos participado en un calendario solidario con una asociación de discapacitados de Tomelloso y estamos organizando una jura de bandera de personal civil. La haremos en primavera. Institucionalmente se van a hacer algunas cosas más. Es un cuadragésimo aniversario y merece celebrarlo.  


"En Ciudad Real la sociedad es muy proclive al Ejército" - Foto: Rueda Villaverde¿Y para el día del aniversario que hay previsto?
Este año el 6 de junio nos pillará inmersos en el ejercicio principal del año: todo el batallón tiene una operación de salto aéreo en principio en Zaragoza, en el campo de maniobras de San Gregorio, aunque posiblemente se utilicen otras ubicaciones, quizá Chinchilla. No hay nada mejor para un militar que conmemorar un aniversario en plena acción. Además, tendremos ocasión de celebrarlo.


¿2019 ha sido especial para usted?
- Foto: Rueda VillaverdeSí. Todas las unidades tienen un ejercicio principal al año y en 2019 nosotros participamos en uno en el norte de Francia, el ‘Baccarat 19’, y yo tuve el honor de liderar el grupo táctico multinacional. Era la primera vez que había un español al mando. Fuimos con dos Tigre y también dos Chinook de Madrid y tres NH90 de Logroño. También había once helicópteros franceses que nos dieron al batallón con personal francés. Fueron 15 días, en septiembre, y fue un reto para el batallón desde el punto de vista logístico por mover tantos medios hasta allí y el regreso, además el Tigre no puede llevar con él toda la impedimenta (carga), sino que requiere de un transporte.


¿Qué destaca de esta experiencia?
La posibilidad de interoperar con el ejército francés, ser capaz de liderar grupos tácticos multinacionales con militares franceses, españoles y de otros países y que se trabaje en lengua inglesa y en armonía. Es muy satisfactorio.


"En Ciudad Real la sociedad es muy proclive al Ejército" - Foto: Rueda VillaverdeEn los últimos años Irak ha pasado a formar parte de la vida cotidiana del Bhela I.
La base sigue acogiendo durante los meses de abril y octubre los contingentes que se concentran antes de ser desplegados en Irak. Aunque no hay helicópteros Tigre desplegados, en cada contingente sí que normalmente hay personal del batallón. Ahora hay dos desplegados en zonas de operaciones, un oficial y un suboficial.

La situación se ha puesto fea en el Golfo tras el asesinato del general iraní Soleimani, ¿Cómo están sus hombres allí desplegados? ¿Habla con ellos? ¿Con sus familias?
Las familias están constantemente informadas de su situación y ahora mismo no hay peligro para el contingente. Dependen del jefe del Estado Mayor de Defensa, del mando de operaciones, y son ellos los que conducen las operaciones allí. No somos conocedores de cuál es la situación en el día a día, pero sí somos conscientes de que están en una situación de seguridad total.


¿Les han trasladado cierta preocupación o temor las familias?
A veces nos llaman a nosotros y les tranquilizamos tras decirles cuál es la situación, aunque mantienen el contacto con ellos porque tienen internet y enlace permanente con la familia. No están aislados. Yo me preocupo personalmente por mi gente y mantenemos contacto  habitualmente a través de correo u otro medio para saber si están bien. No me cuentan ni yo pregunto cuál es el día a día porque no es mi cometido, pero sí cómo se encuentran y preocuparme si la familia en un momento dado tiene una necesidad para prestarle apoyo. Siempre hay un equipo de apoyo a la familia en España que se interesa por la situación familiar que tienen. Por ahora están seguros y tranquilos dentro de la situación que se está viviendo.


Cuando tomó posesión del cargo dijo que mandar el batallón era un reto porque nunca había estado al frente de una unidad así. ¿Cómo está siendo?
Es cierto. Era el mando del Batallón de Helicópteros de Ataque I, de la base y mantener la representación institucional del Ejército de Tierra en la provincia. Son tres patas nuevas en muchas cosas, no en lo relativo al mando del batallón porque he estado en unidades de helicópteros y no era lo que más me inquietaba, sino las otras, que no conocía. Pero ya me he hecho con la situación. Aprendemos todos los días y si me quedara otros tres años más seguiría aprendiendo. Creo que ha sido muy satisfactorio desde el punto de vista profesional.


Al poco de llegar los Tigre tuvieron que permanecer en tierra por un problema, ¿recuerda qué pasó?
Claro. Fue tras un incidente en Malí y los Tigre quedaron temporalmente fuera de servicio para prevenir cualquier tipo de incidente. Luego se resolvió sin problemas y hasta la fecha no ha habido problemas.


Los Tigre siguen volando con normalidad ...
Sí.

Y acaba de completarse la flota.
Sí. Tenemos los seis HAP iniciales y los 18 HAD, que es la última versión del aparato. El último lo recibimos el martes en un acto institucional que hizo Airbus en Albacete y que presidió el secretario general de Defensa. Yo estuve acompañando al jefe de las Famet y del Estado Mayor del Ejército de Tierra. Es el último entregado pero es el primero de la serie de los HAD. Es el prototipo sobre el que se han ido introduciendo todas las modificaciones y pruebas.

¿Qué modificaciones se han introducido?
Respecto de los seis primeros recibidos, tiene motores más potentes y mejores sistemas de armas y de guerra electrónica. Es lo que pidió España, que se modernizara y que Francia valoró y también incorporó.

¿Están los 24 en base?
Algunos están fuera, en instrucción, otros en el taller de mantenimiento.


¿Hay programada alguna misión internacional con intervención del Tigre?
A fecha de hoy no tenemos noticia alguna. Nosotros, al igual que todo el Ejército, nos preparamos para estar en condiciones cuando se decida que tengamos que actuar, es decir, estar listos.

Los Tigre han estado  en Afganistán. ¿En alguna otra misión?
Sólo estuvieron en el país afgano durante ocho meses, en dos rotaciones, en 2013, apoyando el repliegue de nuestras fuerzas allí.

¿Cuál es el día a día de estos aparatos y su tripulación?
Entrenamiento, salvo que se esté realizando una revisión o mantenimiento. Ahora estamos en una fase de actividad nocturna, jornadas de vuelos de entrenamiento durante la tarde-noche. Tratamos de molestar lo menos posible.

También han realizado prácticas de tiro con el misil contracarro Spike, ¿cómo ha sido?
El misil Spike es uno de los sistemas de arma del Tigre. Fue el primer ejercicio de tiro nocturno y se hizo a una distancia de casi ocho kilómetros que es el alcance máximo en condiciones nocturnas. Se hicieron ejercicios de tiro con todos los sistemas de armas.

¿De qué manera ha influido en los vuelos la apertura del Aeropuerto de Ciudad Real?
Tenemos una carta de acuerdo operacional con el aeropuerto de empleo, uso y coordinación de los vuelos que vengan a la zona, es decir,  control aeronáutico y tenemos que establecer las medidas de coordinación para los vuelos que vengan no interfieran. Operamos también  en el aeropuerto y hacemos ciertas maniobras en la pista de aterrizaje. Hay una buena relación.

¿Cuántos pilotos hay en el batallón?
Somos 37, dos mujeres sargentos.

¿Y la plantilla total de militares?
315 en toda la base y 250 en el Batallón de Helicópteros de Ataque, porque está también la unidad de servicio del acuartelamiento. En toda la base habrá unas 35 mujeres.

La llegada de los helicópteros de combate Tigre obligó a renovar la base, acomodarla a este nuevo sistema de armas del Ejército de Tierra, hubo que levantar nuevos hangares ..., ¿cómo van las obras?
Aún se siguen realizando trabajos. Se está ejecutando la reforma de la torre de control, del centro de comunicaciones y cuerpo de guardia y se está haciendo un lavadero de helicópteros. Quedan pequeños detalles que se van a ir acometiendo en función de la capacidad presupuestaria.

¿Se puede decir que está casi adaptada a las nuevas necesidades?
Sí. De hecho ha sido escenario de ejercicios tácticos y también ha acogido la conferencia de usuarios del NH90, el último helicóptero que ha adquirido el Ejército de Tierra y que va a ir también a la Armada y al Ejército del Aire. Aunque tienen su base en Logroño, esa conferencia de usuarios de ámbito internacional se desarrolló aquí porque ellos están ahora en proceso de iniciar la reestructuración de la base y no estaba preparada para acoger una reunión de este tipo y por eso se celebró en la Base de Almagro.

Además de mandar el batallón y la base, es el comandante militar de Ciudad Real, una nueva faceta para usted, ¿cómo está siendo?
En Ciudad Real y la provincia es muy fácil ejercer la representación  del Ejército del Tierra porque la sociedad y las instituciones  son muy proclives al Ejército. Tengo muy buenas relaciones con todas las autoridades. Me  llevó mucho cariño (marchará en septiembre) y he visto que aquí se quiere mucho al Ejército.