scorecardresearch

«El nuevo disco de Veleta Roja retoma la idea de familia»

Hilario L. Muñoz
-

Entrevista con Aldo Méndez, cuentero

«El nuevo disco de Veleta Roja retoma la idea de familia» - Foto: Tomás Fernández de Moya

Veleta Roja busca fondos para un nuevo proyecto. ¿Y si pido que me cuentes? es el título de una colección de libros, ampliados mediante código QR con música y vídeo. Se trata de la tercera vez que el trío compuesto por Hernán Milla, Carlos Cano y Aldo Méndez pide apoyo del público para sacar sus obras, en este caso unos textos de Méndez, que regresa a tierras manchegas. Este es el enlace a su Verkami. 

¿Qué implica este libro-disco?

Es un proyecto que va más allá del disco, porque grabamos el espectáculo en directo como hicimos en el anterior, disco Sonidos que cuentan, pero cuando miramos el resultado era muy ecléctico con contenido para niños muy pequeños o adultos. Entonces apostamos por hacer una edición por entregas, donde cada una esté relacionada con un grupo de edad. El primer trabajo se llama Canturía: arrullos y poemas y está pensado para los más pequeños, donde a la música se unen ilustraciones de Lucía Sarabia. Es el punto de partida de una colección de cuatro o cinco números que se irán presentando. 

¿Cómo se entra a hacer un nuevo disco tras las dos nominaciones al Grammy?

Se entra como se entra en estos juegos, con un poco de inconsciencia y con muchas ganas. Creo que tenemos una parte un tanto irracional y un tanto lúdica y cuando estamos juntos no es el clásico grupo que calcula el riesgo o el impacto... vamos jugando y cuando tenemos ya el telar echamos a volar la alfombra. Esta vez hay un soporte literario: yo soy el autor de casi todos los textos, pero sin perder de vista la improvisación. Se trata de reconocernos en la necesidad de propuestas culturales más elevadas sin renunciar al placer y al gozo. 

Al ser un disco en formato libro, aunque con contenido audiovisual y música. ¿Es el trabajo más 'Aldo' de todos?

No, porque el Aldo de Veleta Roja es el otro Aldo que la gente no conoce. Cuando trabajo con ellos estoy sostenido por la música y yo solo soy voz, solo palabras. En el anterior trabajo, Sonidos que cuentan, había muchos textos de narración oral y únicamente había dos míos. En los primeros trabajos todos eran textos míos y la música tenía un papel preponderante. Este disco sin pretenderlo es un cierre al volver a las primeras voces de Dónde nace la luz. Están Ana María Gómez y Alicia Gómez, que cantan y cantaron en ese primer disco de Veleta Roja, está Beatriz Jiménez, también, y su hijo. Este disco quizás es un retomar esa idea de familia.

En su otra vertiente, la de cuentero, tiene que haber mucho contacto con el público. ¿Cómo se vive de contar cuentos en tiempos de pandemia?

En este tiempo solo hay una manera de vivir y es replantearnos los conceptos de la vida. Se trata de invertir menos en el futuro y la ansiedad que genera; a la vez que desapegarnos e invertir menos en el pasado. Sobre todo, hay que volver a la necesidad y reconocer dentro de ella el afecto y el arte. Esta es la manera de sobrevivir como ser humano, porque le hemos dado una patada a las necesidades reales y a veces invertimos en cosas que no nos gustan. Hay que volver a sentarse en corro a esa tradición que propone la palabra. Se trata de mirarnos a los ojos a pesar de las mascarillas, permitirnos el abrazo si lo necesitamos y escucharnos. 

Dentro de ese planteamiento de oralidad ha vuelto a España a instalarse...

Más que volver he revuelto. Vine en 2020 porque estuve celebrando los 20 años en Ciudad Real. Aunque dice el tango que no son nada, algo cuentan. Llegó la pandemia y me retuvo y la situación en el mundo es compleja ahora, por lo que tampoco se trata de jugar el juego del saltimbanqui o el viajero y siento que Ciudad Real es mi nido. Aquí estoy otra vez, empezando de cero, sin ambiciones y sin otras metas que el día a día. Hemos empezado a contar cuentos otra vez, en Llamame Lola, un espacio nuevo en la ciudad y en esto de programar cultura, porque los espacios tradicionales se cerraron por el coronavirus.