Impulso a un nuevo estilo de educación

LT
-
Impulso a un nuevo estilo de educación

Los docentes del colegio Don Cristóbal promueven una escuela motivadora y activa y la mejora de la adquisición de habilidades en lengua inglesa por parte de sus alumnos.

El colegio Don Cristóbal de Manzanares celebró hace unas semanas el cierre de su segundo proyecto internacional Erasmus +, Acción Clave 1, para la formación del profesorado, que ha tenido una duración de dos años académicos (2017- 2019). Un proyecto que conlleva las movilidad de los docentes a otros países europeos por motivos de aprendizaje.
Desde hace años, el centro viene haciendo grandes esfuerzos encaminados a impulsar un nuevo estilo de educación, trazando nuevos objetivos para «fijar el rumbo del colegio en una dirección muy clara hacia la innovación». Entre los retos, proveer al alumno de las competencias claves necesarias para desenvolverse en la sociedad del futuro; promover una escuela motivadora y activa, centrada en el desarrollo de actividades contextualizadas con la realidad del alumno; y mejorar la adquisición de habilidades en lengua inglesa por parte de los educandos.
Con estas premisas se plantearon las tres movilidades de formación para este proyecto internacional. En concreto, dos docentes, la directora del centro y el maestro de Educación Física y tutor de Primaria, reforzaron su conocimiento en lengua inglesa en un curso de inglés estructurado de una semana de duración en Malta. Por otro lado, el maestro especialista en Inglés y tutor de Primaria llevó a cabo un periodo de observación de una semana en una escuela de Primaria en Inglaterra, cerca de Oxford, para ampliar conocimientos en el desarrollo de nuevos enfoques metodológicos.
Tras las movilidades se llevaron a cabo diversas acciones con el fin de integrar los conocimientos aprendidos en los planes educativos del centro. En relación a la movilidad en Inglaterra, el objetivo principal se centró en impulsar las acciones para el desarrollo de nuevas metodologías, acciones ya puestas en marcha bajo el primer proyecto Erasmus +, KA1 (2016- 2017).
A nivel estratégico, se intervino en las competencias clave, pues se entiende que el papel de la educación formal tiene como máxima prioridad la de proveer a los alumnos de competencias que les sirvan para solucionar problemas o cubrir necesidades en el futuro. También se trabajó en los contenidos anuales que conforman las diferentes áreas. «El aprendizaje significativo de los contenidos conlleva periodos de trabajo más extensos, sin embargo es el que perdura», explican desde el centro.
Todo este conocimiento se ha integrado en la práctica didáctica mediante la organización de sesiones formativas de carácter interno con la participación activa de todos los maestros durante estos dos años de duración del proyecto.