scorecardresearch

Ciudad Real acoge a 400 ciudadanos ucranianos desplazados

Hilario L. Muñoz
-

Cepaim y MPDL reciben a las primeras personas de Ucrania que han solicitado asilo en España

Llegada de un autobús con refugiados ucranianos a la capital. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Ciudad Real cuenta ya con 400 ciudadanos ucranianos que han solicitado la protección temporal, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Todas las protecciones conllevan el permiso de residencia y, para los mayores de edad, de trabajo. Además, en virtud de lo establecido por la Dirección General de Tráfico, los desplazados que obtienen la protección temporal pueden utilizar legalmente sus permisos de conducir en España al menos durante un año.

Se trata de personas que, en la mayoría de casos, han llegado con sus recursos y que buscan iniciar una nueva vida en la provincia mientras dure la guerra de Ucrania. De ellas, hay además un grupo de 30 personas que han comenzado el proceso de protección, como solicitantes de asilo, y que están integradas en las organizaciones Cepaim y MPDL.

Se trata de personas que llegan derivadas desde los cuatro centros de recepción y acogidos habilitados para estas personas y que están en Pozuelo de Alarcón, en Alicante, en Barcelona y en Málaga. El Ministerio es quien decide a qué entidad y provincia deriva a estas personas y las organizaciones ofrecen vivienda y todos los recursos básicos, así como clases de idioma y un itinerario laboral para establecer su futuro en España. «Aquí empiezan un itinerario completo con empadronamiento y escolarización», dijo el coordinador de Cepaim, Ignacio Gómez. «Aquí tienen sus necesidades básicas cubiertas por el programa y no necesitan destinar recursos propios para alimentación o ropa», señaló el responsable de la Delegación Ciudad Real de MPDL, Manuel Lorenzo. «Han llegado cuatro unidades familiares» con padres, niños, abuelos, dentro de un proceso que les da tiempo ante lo difícil que es saber «lo que durará» el conflicto en Ucrania. Además, de estos ciudadanos hay una veintena con Cruz Roja, en la denominada fase de acogida, y que se encuentran en recursos de la entidad, a la espera de que el Ministerio les dé un destino definitivo.