scorecardresearch
Antonio García-Cervigón

Buenos Días

Antonio García-Cervigón


Patrimonio de la humanidad

26/10/2021

En cualquier tratado del género lírico, la zarzuela ha contado con un conjunto de transformaciones y evoluciones que la condujeron, a través de su historia, a adoptar soluciones distintas para expresarse. Reduciendo los conceptos tan variados, podemos encontrar una definición general válida para todas las épocas: la zarzuela sería la variedad española de teatro musical cantado y hablado con una etapa determinada en el tiempo. Nació en el siglo XVII como espectáculo cortesano y se convirtió, a mediados del siglo XIX, en espectáculo de masas, llegando hasta hoy en un continuo cambio. Es, sin duda, la más importante aportación de la cultura española al teatro musical y universal. Cualquier otro género musical no ha contado con tanta transcendencia en España «porque esta música define con toda propiedad lo que podríamos considerar el 'yo musical' de España, en tanto que nace del pueblo, al que sirve, y recoge músicas hispanas y europeas, urbanas y rurales, canto popular junto al belcanto, bailes tradicionales y refinadas danzas urbanas extranjeras,recuperadas del acervo cultural de los pueblos». 
 La zarzuela, genuina de España, extendió su influencia por toda América. Fue masiva desde su origen en palacios, ciudades y municipios, porque ha empapado nuestra historia y vida cultural: fue púlpito, defensora de pobres y maltrechos, narró nuestra historia y nuestras vicisitudes políticas, y para hacerlo inventó un idioma musical y un género que sale de la misma entraña del pueblo, lleno de arte y de gracia. Al día de hoy hay catalogadas cerca de 10.000 zarzuelas en España y más 3.000 en América que se oyeron en toda la hispanidad. La zarzuela se extendió como una gigantesca red no sólo por las ciudades, sino prácticamente por todos los grandes municipios, porque se convirtió en una parte esencial de la expresión cultural del pueblo. Se extendió desde España a todo el mundo hispano y Filipinas. Vivió en plenitud desde la Ciudad del Plata en Argentina hasta la de Monterrey en México, e incluso surgió una producción zarzuelística tan importante como la denominada zarzuela cubana, la mexicana, o la porteña en Argentina, motivo añadido para convertirla en Patrimonio Cultural de la Humanidad. Así está expresado y recogido en un trabajo publicado en el folleto editado con motivo de la 38 Semana de la Zarzuela en La Solana. Hay músicos que han definido a este género como «una verdadera encarnación del sentimiento popular español», frase aplicada al compositor Francisco A. Barbieri. Literatos de la talla de Benito Pérez Galdós escribieron sobre la zarzuela como entretenimiento cultural que entretiene: «Poner el arte al alcance de todos los peculios, sirviéndolo por menor y en dosis que ni hastían ni empalagan». Por su parte, el musicólogo Emilio Casares, tal vez la persona que más sabe en el mundo de este género, ha declarado que «la zarzuela debe ser considerada como Patrimonio de la Humanidad». Cantantes, directores, aficionados y amigos de la zarzuela están en la misma onda para que la Unesco reconozca la valía y la extensión planetaria de que goza, sobre todo, en el mundo hispano. Desde la 'Villa de la Zarzuela' nos unimos a esta petición tan deseada y justa. Y en esas estamos.